Que es la mascara de la personalidad

Este tema que voy a tratar hoy, es quizás de los más importantes, ya que solo a través de descubrir la máscara, es que podemos entrar a nuestro subconsciente a descubrir realmente como somos.

La máscara es todo aquello que oculta nuestra verdadera forma de ser tanto a los demás como a nosotros mismos.  Es el conjunto de autoengaños, justificaciones, mentiras, que me digo a mi mismo, que me hago creer a mí mismo, para no ver la realidad de las cosas.

También la máscara es el conjunto de actitudes, que proyectamos a los demás y que ocultan nuestra verdadera forma de ser. Con el tiempo esa mascara pasa a reemplazar nuestra verdadera personalidad. Por lo general se refleja de una manera contraria a lo que se trata de ocultar.

La máscara nace debido a que no queremos ver la realidad de las cosas, no queremos mostrar la realidad de lo que somos, así que sencillamente la ocultamos con una apariencia.  Ya hemos dicho que nosotros los seres humanos somos frágiles ante la majestuosidad de la vida y todos sus sucesos. Muchas veces suceden cosas que son nuestra responsabilidad, pero que no queremos enfrentar, así que como siempre, tomamos el camino más fácil y nos mentimos a nosotros mismos.

Existen varias formas en las que se crea esta mascara, veamos entonces de que se trata.

1. El autoengaño.

Son mentiras que nos decimos a nosotros mismos para no pensar en las consecuencias ni en la responsabilidad de ciertos hechos por nosotros mismos causados.  Por ejemplo: “La gente en esta oficina si es envidiosa, cada rato me critican”, y va uno a ver en el fondo, es que es un mal trabajador, llega tarde, y además hace las cosas a medias.  No hay nadie que acepte para sí mismo que es un mal trabajador, generalmente está convencido de que él es la víctima.  Miremos otro ejemplo: “Juan, que pasa, hace días que le dije que necesitaba eso rápido”.  A lo que Juan en vez de pensar que se ha demorado haciendo el trabajo, sencillamente piensa para sí mismo que el patrón es un explotador.

Espero que se hayan dado de cuenta como es de perjudicial el autoengaño, ya que oculta nuestra verdadera responsabilidad de las cosas, y así nunca tendremos la oportunidad de ver nuestras fragilidades para mejorarlas.

2. Creemos que un defecto es una virtud.

Esto sí que es muy común y de lo más perjudicial que hay.  Cuando creemos que un defecto es una virtud, no habrá forma de cambiar, de hecho cada día este cogerá más fuerza y será más dañino.

Convertir un defecto en una virtud, es hacernos creer a nosotros mismos de que una actitud es positiva, cuando en realidad es perjudicial. Por ejemplo; “Es que soy muy sincero”, cuando en realidad es una persona carente de tacto, y le gusta lastimar. “Es que soy muy estricto”, cuando en realidad con esa actitud atropella a mucha gente. En ciertas ocasiones hay que ser sincero y estricto, pero hay que saber cómo. No hay que cometer el error de pensar, que en algún momento le decimo la verdad en la cara a alguien y le destruimos completamente y luego me digo a mi mismo, es que a mí me gusta decir la verdad.

Pero ahora pasemos a algo más sutil.  Los ladrones están convencidos de que el robar es bueno, esto es porque se consideran a sí mismos más vivos que los demás.  El infiel cree que esa actitud es de los que saben disfrutar la vida.  El buscapleitos está convencido que lo único que hace es hacer valer sus derechos. Y si seguimos investigando en nuestro interior, podemos encontrarnos con cada mentira, cada vez más sutil.  De este modo nuestras fragilidades serán muy difíciles de descubrir.

3. La autonegación.

Es convencernos a nosotros mismos de que las cosas no son así, aunque la realidad visible sea otra.  Una mujer puede tener un novio mujeriego, toma trago y todo lo demás, y ella a causa de su amor por él, se convence a sí mismo de que el va a cambiar, y le cree todo lo que él le dice.  Esto es no ver la realidad de frente, es negarla.  Si por ejemplo el se va y le causa mucho dolor, entonces negara ese dolor que está sintiendo, y dirá: “La verdad eso a mí no me duele, antes mejor”. Luego una amiga puede ir a la casa y decirle que ella fue la responsable de todo eso, debido a que ella fue la primera en ser infiel, y dirá: “Eso no es cierto, toda la culpa es de él”.

La auto negación es entonces negar de frente cosas palpables, en donde las pruebas son reales y aun así me hago creer a mí mismo y a los demás de que no es así.  También se relaciona con negar nuestros verdaderos sentimientos acerca de algo.

4. La autojustificación.

El maravilloso mundo de las escusas, donde cada cosa mal hecha, tiene su explicación.  La auto justificación es la habilidad que tenemos de engañarnos a nosotros mismos para salir limpios de cualquier responsabilidad.

Veamos un joven que se dedica a la vagancia.  Dentro de su mente surgirán cientos de escusas para justificar su actitud.  Que el gobierno, que la situación con su familia, que la falta de oportunidades, que la abuelita, que los amigos, etc, y una cantidad de cosas en la que él es el único inocente. Miremos dentro de una empresa, a alguien le encargaron entregar un trabajo para cierta fecha, pero sencillamente no cumplió.  Entonces empezara a decir que los materiales, que el grupo de trabajo, que la fecha estaba muy cerca, que tenía problemas en el hogar y no pudo concentrarse, etc., etc. Cuando lo que en realidad pudo haber sucedido, es que dejo todo para última hora, es que se distraía mucho y no se esforzó por terminarlo.

Siempre en la vida surgirán inconvenientes para no hacer las cosas, pero muchos de estos inconvenientes son alimentados por nosotros mismos para no enfrentar la responsabilidad de algo. Existen justificaciones para no hacer ejercicio, para no ahorrar, para no conocerse así mismo, para aplazar las cosas, etc.

5. La falsa forma de ser que proyectamos.

Quizás este es el tema que más se asocia con la máscara. Tiene que ver con la forma que nos proyectamos ante los demás.  Si bien hay ocasiones en las que hay que saberse adaptar a ciertas circunstancias, no siempre va a ser así. El problema con esta falsa personalidad es que pasa a reemplazar la verdadera, y a la larga nos convertimos en lo que proyectamos. Estas actitudes las creamos debido a que queremos agradar a los demás, a que queremos ocultar una actitud de la cual nos avergonzamos.

El borracho trata de demostrar que es muy guapo, y que aguanta más que los demás. El que le gusta burlarse de otros trata de mostrar que es más arriesgado que otros.  El que le gusta llamar la atención trata de reclamar para sí un poco de amor.  En el fondo lo que ocultan esas falsas personalidades es una profunda fragilidad, inseguridad, falta de autoestima, y un largo etc.

Hemos colocado unos ejemplos muy sencillos, pero a la hora de aplicarlo a nosotros mismo, es un poco más difícil de descubrir, dado que son años que llevamos alimentando esta falsa personalidad, la cual nació de manera inconsciente cuando éramos muy jóvenes.

En este blog hemos tratado de describir muchas actitudes, las cuales pueden estar o no en nuestra personalidad. Considero que esto es una buena ayuda para conocernos a nosotros mismos.

Conclusión sobre la máscara de la personalidad.

Ha sido muy fácil descubrir los autoengaños y justificaciones que se dicen los demás.  Pero ahora la verdadera dificultad está en descubrirlas en nosotros mismos.  Es una verdadera prueba, ya que las cosas que menos pensamos son las que pueden estarnos perjudicando sin darnos cuenta.

Una buena forma de empezar, es colocarse a sí mismo como el centro de la actividad, es decir, mirar siempre la responsabilidad en cada asunto.  Seguramente hay muchas circunstancias que no manejamos, pero esto hará que nos preparemos mejor para la próxima. No se trata de hacernos sentir culpables de cada cosa, hay que tomar las cosas con calma, si hay algo que no quiere enfrentar, entonces no lo haga, pero lo que sí se puede hacer es empezar por cosas sencillas, que sean poco dolorosas.  Como por ejemplo medir el rendimiento en el trabajo, como por ejemplo pensar porque se lleva mal con alguien, etc.

Cuando descubrimos nuestras verdaderas fragilidades, nuestra verdadera forma de ser, nuestra responsabilidad, entonces será el punto de inicio para corregir nuestros errores y para desarrollar potenciales.

Si el artículo te gusto, entonces también te va a gustar: “4 aspectos que forman nuestros puntos de vista”

Si aprendiste algo; entonces dale like para que más gente lo encuentre, y luego sigue las nuevas publicaciones en redes sociales.

ENVIAR ESTE ARTÍCULO A…

Opt In Image
La superación personal es la capacidad para ubicarse en el lugar y las situaciones que quiere vivir. Aprende:
  • Fijar metas realistas.
  • Vencer la pereza y enfocarte.
  • Cultivar voluntad y concentración.
  • Fortalecer autoestima y confianza.
  • El uso de la mente a favor.

Tagged under:

2 Comments

  • Anónimo Responder

    muy bueno quedo despejada mis dudas gracias

  • Anónimo Responder

    que buen articulo

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.