El pensamiento es un recurso demasiado valioso como para usted invertir tanto tiempo en divagaciones, preocupaciones y cualquier cosa que se le pegue a la mente. Por tanto es importante dejar de prestarle importancia a las cosas más allá de las que pueda tener. 

Hay varios males que debemos combatir para tener una mente libre: Dejar de pensar en cosas que ya pasaron y no puedes hacer nada, cosas que no han sucedido, lo que hacemos para quedar bien delante de los demás. 

Por supuesto es fácil de decir, eso no es tan fácil, ya que forma parte de nuestros mecanismos que buscan darle un sentido a las cosas. 

¿Por qué vivimos pensando en cosas que ya pasaron?

Nuestra mente necesita ubicarnos en una posición frente a las cosas, y cosas en las que quedamos mal, nos perjudicó, son cosas que la mente no acepta, y por tanto necesita pensar en ello para que no vuelvan a suceder. 

El hecho es que el evento sucedió y quedó en el cuerpo, es algo que debemos trascender. 

¿Cómo dejar de preocuparse por cosas del pasado?

Todo lo del pasado entra a formar una lista de asuntos pendientes. Si usted quiere zafarse de un pensamiento recurrente del pasado, necesariamente debe de hacer algo para solucionarlo. 

Por ejemplo si a usted le fueron infiel, usted no dejará de pensar en eso, hasta que encuentre una persona que en su concepto le haga sentir que antes fue mejor,  ya que pudo conocer a esta otra persona. Sin duda alguna usted mirará a esta anterior persona y no pensará en nada. 

Otro caso es que usted pelea con un familiar, un hermano, no deja de pensar en las cosas que dijo sobre usted, y usted constantemente recuerda ese evento. Para superarlo debe hablar con esa persona, decir lo que siente, preguntar porque lo hizo, y qué harán para superarlo. Dependiendo de la claridad de la conversación, usted dejará de pensar en ello. 

El hecho es que si hay algo del pasado que le hace daño, y es recurrente en su mente, entonces usted debe buscar la forma de superarlo con acciones. 

Otra cosa que usted debe de hacer es aclarar las cosas, porque hay veces que usted se hace un monstruo por cosas que no han sucedido, que solo están en su mente, y si usted las aterriza, las ve como es, las aclara, entonces usted dejará de pensar en tanta cosa. 

¿Por qué dedicamos tanto tiempo en impresionar a los demás?

Lo primero hablar es de la preocupación por otros, y aquí la respuesta es si vale la pena. 

Respecto a impresionar a otros, esto se debe a que tenemos un sentido de propia valía, para nosotros es importante quedar bien delante de los demás, ya que de cierta manera eso implica confianza, buen trato y oportunidades. 

Aquí el problema es a quien quieres impresionar. Si quieres impresionar a un egoísta, todo esfuerzo será perdido, ya que no piensan en nadie que no sean ellos mismos. 

Si tratas de impresionar a todo el mundo, pierdes tu identidad, y te conviertes en un producto, algo fabricado para el consumo masivo. 

Lo ideal sería no hacer tanto esfuerzo para impresionar, salvo cuando se trata de negocios. Respecto a amistades íntimas, lo ideal sería rodearse de personas que valoren tu talento y los ayuden a potenciar, que en vez de sacar lo peor de ti, saquen lo mejor, que en su compañía hay alivio y mejora, y que al mismo tiempo te valoran. 

En cuestiones de amistades, la calidad sobre la cantidad es algo que cobra mucho sentido. 

¿Por qué nos preocupamos por el futuro?

El sentirnos seguros es una de nuestras principales prioridades, y no hay nada que nos cause más incertidumbre que lo que va a suceder en el futuro. 

Pero esta preocupación en mi opinión es la más fácil de solucionar. Les explico porque. 

Lo primero que hay que definir es lo que se quiere y se puede. Y digo se puede, porque usted tiene que darse un baño de realidad, y dejar de fantasear y medir qué cosas son alcanzables para usted. 

La gente tiene un extraño romanticismo, por las cosas fastuosas y grandes, y salvo que seas un heredero desconocido de una poderosa familia, llegar hasta arriba, implica tanto esfuerzo y sacrificio, que usted debe valorar si vale la pena, y mejor aprovechar las oportunidades que tiene. A veces una vida minimalista es una solución, para personas cargadas de preocupaciones. 

Si hay algo del futuro que le genera mucha preocupación, entonces usted debe enfocar todos sus esfuerzos en lograr esa estabilidad, esa seguridad. 

No hay nada más satisfactorio que lograr aquello que te hace sentir un poco más seguro. 

Detrás de ese triunfo, viene una gran cantidad de cosas, y de las más importantes, es la confianza en sí mismo, el saber que había algo difícil, y que pudiste. Ese será el suficiente alimento que necesitas para ir por otros retos. 

A veces para sentirnos feliz, solo debemos sentirnos satisfechos con nosotros mismos, a partir de ver de lo que somos capaces. Esto nos da seguridad, y por tanto nos liberamos de tanta preocupación. 

Respecto a la divagación mental, ya lo hablaremos en otra ocasión. 

Recuerda visitar mis cursos

http://descubresubconsciente.com/