Y estos son 5 aspectos sobre los que hay que trabajar en la personalidad.

Sencillamente son cosas que debemos hacer como base fundamental para transformar nuestra personalidad, por la sencilla razón que todos estos aspectos siempre se han manejado de manera inconsciente, y hay que hacerlos conscientes, porque de esta manera usted puede solucionar su vida que ahora es su responsabilidad.

1. Descubrir paradigmas y conductas erradas.

Somos un compuesto de ideas y de pensamientos desorganizados e inconscientes que guían día a día nuestras acciones y que deberíamos identificar para corregir nuestra forma de actuar. Podemos pasar años envueltos en estos pensamientos y no hacer nada importante con nuestras vidas.

Las siguientes son cosas que deberíamos descubrir en nuestra mente.

– Todas las propias conclusiones erradas, las cuales nacieron de un pensamiento inmaduro en nuestra temprana edad, y que de adultos a un pensamos que son correctas.
– Todas las ideas aprendidas que provienen de nuestros padres, amigos y cultura que pueden estar muy equivocadas y que asumimos por defecto como ciertas.
– Todos los resentimientos guardados y acciones que hacemos por revancha o por tratar de demostrarle algo a alguien o para que alguien debe pagar algo que nos hicieron.
– Todos nuestros sueños de grandeza oculta en donde nos reconocen nuestras capacidades y por la cual queremos que nos admiren. Entonces emprendemos acciones que nos hace visibles a otros pero que a nivel individual no conducen a nada.
– Todos nuestros vacíos ya sea de amor, de poder, a causa de cosas que en temprana infancia nos falto. Por  ejemplo, podemos tratar de buscar alguien nos consienta a falta de una figura protectora de jóvenes.
– Ganas de ser malos a través de rebeldías, impulsos por romper leyes, por robar, por agredir a otros, como una forma de sentir sensación de libertad y poder. La forma de liberarse de estos paradigmas errados es a través de la lectura principalmente las psicológicas, la reflexión de nuestros actos y consecuencias, y las vivencias de nuevas experiencias y responsabilidades.

2. Vencer los malos hábitos cultivados por años.

A partir de pensamientos errados o de formas de no saber hacer las cosas, vienen los hábitos, que cultivados por años, forman parte de nuestra forma de ser, y que también los vemos de lo más normal.

Algunos de esos malos hábitos son:

– Desordenes de sueño, forma de ingerir alimentos de manera equivocada, acostumbrarse a sentarse de manera incomoda, etc.
– Todos esos pequeños vicios y adicciones que de vez en cuando no hacen daño, pero que a veces se salen de control como el cigarrillo, alcohol, los videojuegos, la adicción al internet, etc. que parecen inofensivos, pero que pueden afectar la salud o consumir todo nuestro tiempo.
– Pasiones ocultas, deseos obscuros y desenfrenados, violencias, desordenes sexuales. El hecho de que nadie hable de ellos, no quiere decir que la gente no los tenga. Hay incluso desordenes de la conducta que nadie sabe que tiene, como buscar voluntariamente situaciones de dolor como auto castigo.
– Hábitos aprendido de la infancia, como por ejemplo con un padre autoritario, la persona toma el hábito de asumir cualquier opinión con facilidad y no hacer valer su forma de pensar, o por ejemplo niños sin ningún tipo de control que de adultos hacen lo que les venga en gana sin asumir consecuencias.
– Facilismos. Por naturaleza siempre buscamos lo más fácil, no queriendo decir que es la mejor manera de hacer algo. Esto a la larga se convierte en falta de responsabilidad, procrastinación, vivir la vida de locha y ser un flojo. Hay muchos hábitos de la personalidad, que primeramente hay que identificarlos, luego hacer el esfuerzo por dejar de hacerlos a través de rechazar su actividad, de abandonar su práctica. Definitivamente abandonarlos requiere una motivación muy grande, una meta superior. Solo hay que encontrarla.

3. Resistir influencias negativas.

Muy pocas son las influencias positivas, casi todas son destructivas. No es para menos, venimos de una época en la que la religión nos prohibía hacer cosas divertidas, y luego viene lo de la globalización, y el concepto de pecado y castigo desaparecen, así que podemos hacer lo que queramos en tanto no sea “bueno”, ya que lo bueno es religioso, aburrido, de sumisos. Es mejor lo rebelde, lo autodestructivo, lo relajado, lo desmedido.

– Los medios de comunicación solo pueden transmitir cosas divertidas, la gente lo ve, y eso es dinero. Cosas educativas, constructivas son demasiado aburridas. Nuestra existencia es gris y por tanto los medios de comunicación es una forma de ver colores. Eso no es malo, solo que en eso es lo que invierte todo su tiempo después de salir del trabajo.
– Dentro de un grupo de amigos, empezar a hablar de temas profundos o constructivos, es ser tomado por tonto, así que mejor hablar de cosas poco lucrativas, de chismes, de quejas. La mente no es capaz de prestar atención si algo no es emocionante, explosivo o intrigante.
– El entorno laboral es donde pasamos la mayor parte de nuestra vida, y según el tipo de entorno en eso nos vamos convirtiendo. El trabajo es un espacio donde día desarrolla un mismo hábito. Hay gente que se acostumbra a ser malgeniada por el hecho de que su labor consiste en lidiar con él genio de otros. Es muy difícil conservar la individualidad, y la forma de ser propia, en medio de tantas influencias. Si pudiera apartar espacios en los que pueda cultivar su individualidad, sería una forma de no ser bombardeado por tanta sugestión externa. Por otra parte ojala pudiera escoger trabajos y amigos, que sutilmente ayuden a su desarrollo personal.

4. Hacerte cargo de tu vida.

Ya lo he mencionado, seguimos teniendo mentalidad de niños, aun seguimos buscando esa figura protectora que se hará cargo de nosotros, que nos salvará, que nos dará todo. Parece que le evolución nos hace débil, porque miremos los animales o el hombre de las cavernas, no tenían creencias ni democracias y sobrevivían de lo más normal.

– Buscamos religiones en las que un dios o dioses, se encargan de las consecuencias de nuestros actos, nos dan cuantos deseos salgan de nuestra imaginación sin hacer esfuerzo y en el momento que digamos, pasamos por la vida esperando que nos ayuden a escapar de esta. En antiguas sociedades los dioses fueron creados para servir a las invocaciones del mago en rituales de riquezas y prosperidad, y parece que eso no ha cambiado, parece que creyéramos en los dioses porque su propósito fuera servir a nuestros deseos.
– Seguimos pensando que en algún momento saldrá un líder en el gobierno, que va a acabar con el hambre en el mundo y nos ayudará a que la vida sea más fácil; pero ese no ha nacido ni nacerá, y menos a futuro porque cada día hay sobrepoblación y se agotan los recursos. Empezando porque dicho sujeto puede estar igual de errado que nosotros, no es necesariamente alguien especial, si no popular. Las soluciones vienen del esfuerzo conjunto e individual. Aprendamos de sociedades como Alemania y Japón.
– Estamos esperando ese golpe de suerte que nos va a sacar de nuestra situación, a través de loterías, maquinas, apuestas; pero ese premio no llegará, la vida no funciona así.
– En los libros día a día buscamos la receta mágica de la felicidad. Como hacerse rico mientras dormimos, como alcanzar el próximo estado de evolución con decir unos mantras, como atraer prosperidad con pensarlo. Estos títulos bastante atractivos que tienen una base cierta, pero que su aplicación es difícil, atraen a muchos que piensan que con leerlos su vida se solucionará. El precio de la libertad y la individualidad es que tú mismo te haces cargo de tu vida. Antes hacíamos lo que las religiones nos decían, lo que un rey decía, y ellos nos protegían, mientras que ahora nos liberamos de las religiones, somos libres; pero debemos responder por nuestros actos.

5. El desarrollo de nuevas habilidades.

Una vez solucionado los primeros puntos, en el cual toda nuestra energía y pensamientos se han desperdiciado, entonces nos queda fuerza para desarrollar nuevas habilidades. Estas habilidades, talentos, potenciales, poderes, aptitudes, son como herramientas, que nos servirán para solucionar la vida.

– Desarrollar habilidades mentales, enfocar nuestra fuerza a través de visualizaciones, sugestiones, repeticiones. Por otra parte cada día las neurociencias nos arroja nuevos secretos del cerebro, que hábilmente es usado por las grandes empresas y usted deberá conocerlas.
– Habilidades espirituales, como la paciencia, la constancia, la voluntad, la consciencia, las cuales solo a través de ellas usted podrá sobrevivir en este mundo porque ellas están detrás de cada talento. ¿Qué haría un hombre sin voluntad?, sencillamente nada.
– Habilidades laborales. Para usted ganar dinero debe de dar a la sociedad algo en lo que usted sea bueno, y ella necesite con urgencia. ¿Es usted el payaso del grupo en el colegio?, la gente necesita reír, entonces hágalo y la sociedad le compensará. Tiene usted gran imaginación y es un diestro con el dibujo. La sociedad necesita creativos en la publicidad. Por supuesto esto debe de ir acompañado de las anteriores habilidades, porque por si solas difícilmente se triunfa. ¿No tienes ningún talento y solo sabe hacer lo que otros le digan?, entonces haga su trabajo bien, hágalo más rápido y más ordenado que otros y ascenderá.
– Habilidades de comunicación. Sin ellas usted está perdido, ya que toda nuestra vida nos vamos a estar comunicando con otros. La capacidad de persuadir, seducir, influenciar y entretener a las demás personas hará que usted salga adelante.

Foto vía: wili_hybrid

Opt In Image
La superación personal es la capacidad para ubicarse en el lugar y las situaciones que quiere vivir. Aprende:
  • Fijar metas realistas.
  • Vencer la pereza y enfocarte.
  • Cultivar voluntad y concentración.
  • Fortalecer autoestima y confianza.
  • El uso de la mente a favor.

Tagged under:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.