Nuestros vacíos forman nuestro amor ideal

Todos estamos buscando el amor ideal, aquella alma gemela con la cual vamos a compartir nuestros mejores momentos, y va a ser tal y como la hemos idealizado en nuestra mente. En algún momento nos hemos encontrado con personas que se ajustan a aquella idealización, y luego viene la decepción. Esto idealización es irreal, porque no hay persona que se ajuste propiamente a su concepción de lo que deben de ser de los demás. Por otra parte esa idealización, no es más que la suma de unos vacíos muy particulares, y es de lo que vamos a hablar hoy.

¿Que son los vacíos, y porque son importante tenerlos?

Los vacíos son carencias emocionales, que principalmente se relacionan al afecto y a la seguridad. De niños seguramente hemos sufrido de falta de afecto, nos hemos sentido inseguros, ignorados y toda una clase de falencias emocionales que buscamos compensarlas.


Estas compensaciones emocionales solo las podemos encontrar en las demás personas. No es fácil, por ejemplo, que uno mismo se llene su falta de afecto. Al usted tener un vacío en ello; entonces busca personas que se lo llenen. Además en cuestiones de amor, esperamos mucho de quien nos va a acompañar el resto de la vida.


Los vacíos son importantes porque nos mueven a lo largo de la vida, nos mantienen motivado para hacer algo. Por ejemplo si usted es una persona que sufre de obesidad, esto le motiva a ir al gimnasio a hacer algo que no le gusta. Del mismo modo, el buscar llenar nuestros vacíos, nos hace esforzarnos.

Nuestros vacíos y particular forma de ver el mundo, nos crea una visión irreal del amor.

Hay cientos de vacíos, que nacen en las particulares vivencias de cada ser humano, como por ejemplo, cuando nos reprimen mucho, inconscientemente buscaremos libertad, cuando nunca nos dieron palabras de efecto, entonces buscaremos cariño, cuando sufrimos carencias económicas buscamos mucho dinero, cuando vivimos una vida turbulenta, entonces buscamos paz. Cada cual es un mundo.


Todo aquello que usted busca compensar, le hace tener sus particulares propósitos de vida y forma de vivir.  Dentro de esa particular visión del mundo, usted visualiza un modo de vida, unas personas, que cumplen un papel para hacer su mundo ideal, y le brinden lo que usted llama la felicidad. Le pedimos demasiado a quienes nos van a acompañar, que se debe de ajustar al molde que hemos definido en nuestra imaginación.


Por supuesto ni las situaciones a lo largo de la vida son como uno dice que deben de ser, ni las personas son como uno piensa que deben de comportarse. Las situaciones son impredecibles, y las personas son como les da la gana. El ser consciente de esto nos ahorra muchas decepciones.

Amor ideal la suma de nuestros vacíos y la que más te jode la vida.

En las personas tendemos a buscar quien nos complemente, no quien se nos asemeje. Por ejemplo: Los reprimidos y juiciosos, les gustan los rebeldes, los inseguros a los dominantes, la miedosa busca el osado. Es como una empresa, usted contrata empleados que hacen lo que usted no sabe o no puede hacer. Siempre buscamos lo que no tenemos. Por ejemplo muchas personas se sorprenden al ver una niña de hogar, de sanas costumbres, sería y delicada, salir con un mamarracho de hombre, un desocupado, y vicioso. La razón de ello es que le atrae lo diferente que es, que le puede enseñar aventuras que a ella le cohibieron. Si alguien ha tenido una vida gris y encerrada, no le va a atraer alguien igual. En algunos casos, esto hace que se enamore de los mismos perdedores(as), que se atraigan a los mismos celosos(as), compulsivos, y un largo etc.


Miremos otro ejemplo, el de unos padres dominantes, que le hicieron crear a usted una personalidad insegura, y cuando usted busque el amor, le atraerán las personas que tienen la fuerza que usted no tiene, es decir seguros de sí mismo y dominantes.  El buscar personas contrarias a nuestra personalidad, la mayoría de las veces nos trae problemas. Porque usted es una persona sumisa y puede admirar lo osado de alguien, pero ese don de mando, es también un defecto, porque esa persona tratará de controlar tu vida, debido a su personalidad dominante. De este modo la mayoría de las veces aquella persona que has idealizado, también puede ser la que más te jode la vida.


Vemos entonces que usted le atrae un cierto tipo de personas que espera que le sanen sus heridas, y lo que encuentra es alguien que le lastima una y otra vez. Esa persona simplemente es como es no va a cambiar, y no va a solucionar tu vida, y por otra parte usted no puede evitar sentirse atraído por las cosas que le hacen daño. Por eso lo mejor, respecto a sus vacíos, es que usted los llene con sus propios triunfos personales, y no espere tanto de los demás. A medida que usted sana sus heridas, le atraerán otro tipo de personas que no tengan en exceso eso que a usted le falta, y por ello no le lastimaran de la misma manera.

Conclusión sobre el amor ideal. 

Es entonces el amor idea una fantasía en las que las personas son como uno piensa que debe ser. Las características de esas personas están relacionadas con personas llenas de excesos en las cosas que estamos vacíos. Es ideal entonces no buscar personas para que llenen nuestros vacíos, nuestras heridas debemos de solucionarlas nosotros mismos. Luego encontraremos personas inteligentes, seguras con quien se puede pasar momentos agradables, pese a lo diferente que puedan ser. 


Para complementar este artículo te invito a leer “Aprenda a identificar patrones de conducta que afecta su vida”. Si te gusto este articulo; entonces un me gusta, y síguenos en redes sociales y  correo para leer los nuevos contenidos. 

Opt In Image
La superación personal es la capacidad para ubicarse en el lugar y las situaciones que quiere vivir. Aprende:
  • Fijar metas realistas.
  • Vencer la pereza y enfocarte.
  • Cultivar voluntad y concentración.
  • Fortalecer autoestima y confianza.
  • El uso de la mente a favor.

Tagged under:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.