Descubre Subconsciente

4 aspectos oscuros de la personalidad que nos impiden avanzar y como superar

En nuestra personalidad tenemos varios puntos oscuros que nos puede suceder a cualquiera y que puede frenar cualquier tipo de avance en nuestra vida. Son demasiado comunes, y también bastante difíciles de superar. Veamos algunos de ellos y de cómo superarlos.

Espero que el artículo no les parezca muy duro, ya que estoy hablando de facetas de la personalidad en las que todos estamos enredados, algunos en mayor o menor medida. 

1. La depresión

Es un trastorno mental que se caracteriza por un bajo estado de ánimo, ansiedad, pérdida de interés, sentimientos de tristeza, autocompasión, baja autoestima, sentimientos de culpa, de incapacidad, pérdida de confianza en sí mismo y en los demás, intranquilidad, negativismo, que lo llevan a una falta de motivación por hacer las cosas. 

Esto sería una depresión más básica, ya que en cuadros clínicos de depresión, ya hablamos de falta de apetito, falta de sueño, poco deseo de relacionarse con los demás, cansancio exagerado, cambios de conducta e ideas de atentar con su vida. 

También existe la depresión reactiva que es causada por la mala adaptación a las circunstancias. La persona puede entrar en depresión de acuerdo a las circunstancias que enfrente y que sienta que le superen.  

Por supuesto todo depende del conocimiento que tenga en su mente. Una persona en un barrio peligroso y con problemas económicos, maneja de forma diferente la depresión que aquel que consume muchos libros de superación personal. En el primer caso la depresión le puede llevar a atentar contra su vida, mientras que en el segundo le puede llevar a escapar de la realidad. 

La mejor imagen que nos da el cine de alguien deprimido. Es la de alguien en un cuarto solo, con las luces apagadas, llorando, lamentándose, sintiéndose poca cosa, con las uñas negras, pestañina corriendo por la cara. No nos convirtamos en un estereotipo de cine. Sino que esforcémonos por salir de esos estados. 

Solución

Aparte de los fármacos que existen para tratar estos males. Podemos de una manera más natural, solucionarlo.

2. El escape de la realidad y las fantasías

Aquí las personas como una forma de esquivar la incomodidad que representa reconocer lo que está mal en su vida, la dificultad que representaría solucionar esos problemas, lo molesto que sería enfrentarse a otras personas que le caen mal o debe decirles verdades, aceptar que la embarro (cometió un error que deberá pagar por mucho rato), aceptar que debe convivir con situaciones incómodas por largo rato, aceptar que hay cosas que no podrá superar en mucho tiempo, aceptar que es una persona normal y corriente y que nadie le pone atención como las celebridades, aceptar que no es un capaz de hacer las cosas que dice en los libros, aceptar que su vida no es genial como se ve en las películas, que si es futbolista no es ronaldo, que no tiene el atractivo de Brad Pitt. 

Así podríamos seguir enumerando una cantidad de cosas que no queremos aceptar de la realidad, que se nos hace dura y por tanto es mejor escapar. 

Y eso que estoy siendo suave, porque hay realidades mucho más duras que no nos atreveríamos a decirnos de frente sin caer en la total depresión y también en una distorsión de la realidad, que es  decirnos que no somos tan inteligentes, que somos incapaces, y que no somos especiales. Es difícil decir estas verdades sin caer en la distorsión, sino midiendo en proporciones reales. 

Cómo una forma de no aceptar estas cosas, entonces las personas escapan a donde les es más fácil, que no es precisamente Cancún, ya que todos querríamos hacerlo, pero no siempre se puede. Así que conseguimos el boleto más económico, que requiere menos esfuerzo, y es el de la imaginación. 

En la imaginación las personas pueden crear versiones de sí mismo ideales y fantasear en ese mundo donde son grandes héroes y donde no están esos problemas de la realidad. Con el tiempo la imaginación se mezcla con la realidad, y las personas empiezan a actuar de maneras extrañas, donde todos le dicen que está equivocado, pero la persona no lo quiere aceptar y se siente genial. 

Las maneras extrañas de actuar, vendrán de la influencia que la persona haya recibido, algunos que crecen en ambientes hostiles escaparan de la realidad haciéndose violentos o usando drogas, y los que crecen leyendo libros, escaparan fantaseando que son una especie de elegidos por los ángeles o que son los próximos que inventaran algo que cambiará el mundo.  Una de las fantasías más normales de los jóvenes es el típico carro con muchas nenas malas y que son unos seductores ante el cual muchas mujeres con su mirada y presencia caen rendidas a sus pies. El de algunas mujeres es la de manipular algunos incautos y hacerles sufrir. 

El escape a la realidad funciona como las drogas. Las personas hastiadas de su vida, necesitan poder escapar de ellas y eso puede ser con cualquier cosa que brinde placer y le haga apartar de la hostilidad. Así como las drogas plantean una escenario fantástico cuando nada en ellas, así mismo las diferentes fantasías, permiten vivir escenarios en la imaginación ideales. 

No seamos como los drogadictos que ante lo difícil que es una situación, se sienten desesperados por inyectarse su droga y volver a nadar otra vez en la ilusión. 

Soluciones

3. La pereza y ser un flojo

Este es una problemática demasiado grande sobre todo en países latinos, y es que los jóvenes, prefieren calentar el sofá viendo televisión, que ponerse a hacer algo productivo con su tiempo. 

De eso no tiene la culpa los jóvenes, ya que crecieron en ambientes, donde sus padres por estar ocupados de sus problemas no enseñaron a estos muchachos a hacer actividades lucrativas, no les delegaron responsabilidades, no les enseñaron a cumplir unos retos, no les enseñaron a hacer sacrificios por las cosas que se querían. Solamente les compraron un televisor, una playstation y un computador. Con esto los jóvenes crecieron absorbidos por el entretenimiento, entretenimiento que influye en su manera de pensar y de actuar. Las personas pueden pasar largas horas frente al televisor viendo películas, largas horas frente al móvil cheteando, largas horas viendo porngrafía, largas horas leyendo libros o largas horas hablando con los amigos temas completamente superficiales que no ayudan a resolver la vida.

Con el tiempo la decisión de vida se torna en una mezcla de fantasías y escape de la realidad, confundiendo lo que vio en la tele, lo que leyó en un libro, con algo que puede llegar a suceder fácilmente. Por tanto lo que antes correspondía a retos más normales como por ejemplo ser papa, ya da bastante pereza pensar en los sacrificios de tener un hijo y por tanto los esfuerzos pueden ser dirigidos a una de esas fantasías de viajar por el mundo. 

Por eso es que hay tanta gente sola, ya que la gente escapa de tener relaciones estables donde se construye algo gradual, para solo dedicarse a vivir las fantasías de conquistar a muchas en una noche. Por eso hay tanta gente con causas sociales en internet, que se dedican a decir todo lo que está mal en el mundo, pero hay pocos proyectos serios que estén encaminados a soluciones reales. Por eso es que hoy en día hay más influencers con su cuenta de instagram, que personas que inventan la vacuna contra alguna enfermedad grave. Por eso hay mayor gente preocupada por lucir un cuerpo que por tener una salud mental. Por eso hay gente que prefiere abrir la nevera que hacer deporte. Y finalmente por eso hay gente tan impaciente que les causa estrés la sola idea de pensar en que tiene que aguantarse algo que no quiere.  

La vida va pasando, y los problemas van creciendo, y ya cuando la persona se da de cuenta de que se debe esforzar y que las fantasías no eran reales, entonces el cuerpo ya no le responde, ha pasado demasiado tiempo viviendo en una simulación, viajando en la matrix, en las fantasías, ha pasado demasiado tiempo fingiendo ser quien no es, como en el del club de la pelea. 

No seamos como el perezoso que los problemas lo van arrastrando gradualmente a un fango, pero prefiere ponerse a escuchar música para no pensar en ello. Esa música es tu mente manipulandote con la autocompasión o con la fantasía para no ponerse a actuar. 

Soluciones

4. El temor y la cobardía

Cuando hablamos de temores la gente lo asocia con cuadros psicológicos de gente rara, por ejemplo miedo a los payasos y a las arañas. Y si hablamos de cobardía la gente habla de pronto de un sujeto que no quiso ir a la guerra y perder la vida por su país. 

Ya trasladando estos conceptos a la vida diaria, estos términos abarcan muchas cosas y que todos tenemos en mayor o menor medida.

Respecto a miedo en la vida diaria, tenemos: Miedo al qué dirán, miedo a enfrentar a otros, miedo a equivocarse, miedo a perder, miedo a que le digan algo fuerte, miedo a hacer el ridículo, miedo a quedar mal, miedo a arriesgarse, miedo a las personas de carácter, miedo a que las cosas salgan mal, miedo a ser impopular, miedo a que hablen de él / ella, miedo a quedarse sin trabajo. 

Respecto a la cobardía en la vida diaria, las personas no se sienten con la capacidad de enfrentar un hecho desafortunado de estos que le puedan suceder, y por tanto prefieren aislarse. La cobardía es nuestra incapacidad para enfrentar nuestras debilidades y temores. Las personas han pasado tanto tiempo navegando en la fantasía, que el cuerpo no está acostumbrado a perder, a sacrificarse, a estar incómodo, y por tanto evita a toda costa cometer un error, enfrentar a las personas, así sea que ese hecho le produzca grandes problemas en la vida. El pavor que le produce a ciertas personas el pensar en cometer un error, perder, hace que lo eviten a toda costa haciendo unas sacrificios increíbles. Se es cobarde cuando no se está dispuesto a aceptar sacrificios, cuando se huye del campo de batalla de la vida diaria para refugiarse en la fantasía, y cuando se busca la solución más fácil para así evitar el esfuerzo y la incomodidad que le traería estar de frente a sus problemas y convivir con ellos por un largo periodo. 

Debido a las películas de samurái, hemos romantizado mucho el concepto de valentía, lo cual nos hace imaginarnos en esas batallas, blandiendo nuestras espadas. Ya hablando de forma realistas, la valentía en la vida diaria esta en la capacidad de reponerlos de las derrotas, y seguir adelante para lograr lo que quieres, a pesar de que no ves la oportunidad de ganar. La cobardía en el cine lo asociamos al sujeto en una esquina paralizado por el miedo y llorando porque debe salir a enfrentar al enemigo. No seamos el sujeto en la esquina llorando porque una situación se ve difícil, y si aprendamos a cultivar la valentía realista. 

Soluciones

La mejor solución al temor y la cobardía es someter el cuerpo y el alma a situaciones en las que debe sacar coraje

El proceso de superación

Estos aspectos de la personalidad son muy comunes a todos, cosas que vivimos día a día, pero de la que nadie habla porque es mucho mejor conversar de temas intrascendentes o ver televisión. Observe y siempre encontrará estos patrones de conducta presentar en mayor o menor medida en diferentes personas. 

Estas son las cosas que deberíamos enfrentar para así aumentar nuestros niveles de consciencia, y aumentar la capacidad para resistir adversidades, y superar nuestros retos. Los frutos del éxito, están reservados para aquellos valientes que supieron reponerse y día a día se enfrentaron a sus temores, a sus dificultades para lograr lo que querían. 

Hay que tener claro y sobra decirlo, pero estos procesos de superación no funcionan como en mátrix, que con el programa adecuado en un par de horas, todo ya lo sabemos aplicar. Muchos de estos esfuerzos nos puede demorar años y debemos ser pacientes y constantes en nuestro esfuerzo.

Para unos resultados acelerados, el alma debe ser sometida a ciertas temperaturas, en donde ciertos dolores nos aterriza y nos madura. Ese proceso de maduración convierte a fruto viche en maduro a partir de los golpes. Si no queremos golpes debemos madurar de forma gradual. 

Existen herramientas superiores de superación, en la cual a través del enfoque mental, podremos sortear estas adversidades de forma más fácil, pero que sino se tiene conciencia suficiente, lo que hará es nuevamente escapar de la realidad hacia unos estados que generan la ilusión de fuerza. 

Una primera clave para superar estos estados surge del enfoque de la actividad del pensamiento y la acción, es decir que si usted enfoca su pensamiento en cómo lo va a solucionar, y empieza a actuar en dicho sentido las veces que sea necesario, haciendo ajustes en el camino, y se ve así mismo con las capacidades para lograrlo, entonces dicha proyección tendrá mejores resultados en su vida que si hace lo contrario. 

Usted debe ser consciente que muchas son las personas que pasan por estos procesos. Todos entramos en el catálogo de personas de cualquier esquina con conflictos. Si usted como opción de vida no acepta ser corriente, y quiere destacar, entonces deberá dejar la pereza al lado, cultivar la valentía, vencer la depresión y enfocarse en la realidad, pero no de mentiras, sino de verdad, en donde corresponde, en la circustancias con las que convive día a día. 

La superación personal es la capacidad para ubicarse en el lugar y las situaciones que quiere vivir. Aprende:
  • Fijar metas realistas.
  • Vencer la pereza y enfocarte.
  • Cultivar voluntad y concentración.
  • Fortalecer autoestima y confianza.
  • El uso de la mente a favor.

    Salir de la versión móvil