Muchos asuntos pendientes es menos voluntad y más estrés y ansiedad

Los asuntos pendientes generan poca voluntad

Hay un detalle en el comportamiento diario de todos que no se suele poner atención, y es el de los asuntos pendientes, lo cual, en vez de solucionar, nos llenamos de cosas por hacer que no se suele terminar. La mente consciente pasa de los asuntos fácilmente, pero el inconsciente trabaja en eso día y noche. Con el tiempo se genera una sensación de agotamiento e insatisfacción, del que no se sabe cuál es la causa.

De cómo los asuntos pendientes están absorbiendo tu energía y de cómo tratar con ellos, es de lo que vamos a hablar hoy.

Las cosas no se solucionan por sí solas, y menos a nivel mental

Hay un impulso natural en el cerebro por solucionar cosas, la mente no suele dejar cosas inacabadas, por eso los puzles nos generan tanta obsesión, porque una vez iniciados, debemos verlos armados al completo. De ahí el éxito de juegos como Candy Crush, un juego de puzle para móviles y que es una de las aplicaciones más descargadas. A nuestro cerebro le gusta solucionar cosas, ya que, de no ser así, entonces no podría haber avances en ningún aspecto.

El problema, como lo he dicho en tantos artículos, es que nuestro cerebro recibe más información de la que somos capaces de procesar. Nuestro cerebro es como un estómago, que recibe unas impresiones externas que debe de procesar, pero al igual que el estómago, cuando esto es demasiado, entonces se indigesta. Nuestra mente esta indigesta, que es lo mismo que decir que nuestra mente esta inconsciente con una cantidad de pensamientos que no es capaz de controlar, pensando en cosas que no tiene que ver con la realidad.

Si un niño pasa el fin de semana viendo caricaturas de superhéroes, al tiempo lo veremos hablando y jugando con muñecos de Superman. Con los adultos sucede lo mismo, si leen muchos libros por ejemplo de extraterrestres, es inevitable que vivan hablando de ese tema, si se sobrecarga de esa información, entonces empieza a perder sentido de la realidad. Cada día estamos expuestos a muchas impresiones en el trabajo, en la televisión, en internet y esa información la mente debe de procesarla.

El efecto de una sola impresión en la mente

Imaginemos que usted va por la calle y alguien le dice cara de anchoa, usted seguro se quedará pensando porque le dijeron eso, pensará que la otra persona es mal educada, se empezará a preocupar por su imagen, se empezará a sentir inseguro, pensará que debe de tomar medidas para solucionar esa situación. De este modo irá desencadenando otro tipo de pensamientos, que seguro le harán quitar concentración de cualquier actividad. Imaginemos otro caso, usted está en Facebook, y subió una foto, entonces empieza a pensar cuantos “Me gusta” recibirá, y pasan los minutos y no recibe los “me gusta”, entonces empieza a preocuparse si la foto tiene algo de malo, luego recibes un comentario de alguien de mala actitud y te dice que ese nuevo corte de pelo se te ve mal, entonces te preocupa ese comentario, no sabes si eliminarlo, luego piensas que deberías cambiarlo. Imaginemos otro caso más, por ejemplo, estás viendo noticias, y aparece un titular que dice: “ministro de defensa acusado de desvío de fondos”, entonces piensas, que este gobierno es muy corrupto, que era mejor el otro candidato, etc.

Como vemos, cada impresión genera una serie de pensamientos en la mente. Ahora imagine todo lo que hace, ve, dice y escucha a lo largo de todo el día. Todo genera una reacción en la mente, y eso significa que a partir de eso que piensa en algún momento va a tener que actuar en consecuencia. En los ejemplos anteriores algún tipo de acción van a generar esas cosas que escucho. Esa acción no solo es física, sino que se genera una reacción a nivel mental. En el ejemplo de cara de anchoa, puede que quiera encontrar al que le dijo eso para golpearle, o quizás tome la decisión de no pasar por ahí. En el caso de la foto, quizás decida no volver a subir fotos. En el caso de la noticia del funcionario corrupto, quizás esto sea motivo para cambiar tu decisión de voto a futuro. Ahora imagine, todas las acciones que generan cada cosa que vemos y oímos.

Pero como la mente no puede pensar en dos cosas al mismo tiempo, entonces cada uno de estos pensamientos pasan al subconsciente, para seguir procesando allí. Su mente está pensando en el funcionario público, y en ese momento entra una llamada, entonces usted se olvida de ese asunto para prestar atención al nuevo evento, pero en el subconsciente ese asunto sigue pendiente buscando procesarse.

El atiborramiento mental conocido como estrés

Millones de impresiones recibe su mente al ver televisión, al navegar por internet, al leer un libro, al ir al trabajo, al conversar con alguien. Nuestra consciencia solo puede estar atento a una cosa, y por tanto todo lo demás se mueve en el subconsciente con los sentimientos y pensamientos que cada cosa genera. Entonces si usted vio una noticia de un derrame de petróleo y que cientos de aves murieron, entonces usted sentirá un sentimiento de lástima, pero como usted hace muchas otras cosas, entonces ese sentimiento de lástima lo sentirá de manera subconsciente.

Nuestra vida está llena de inseguridades, vacíos, complejos de inferioridad o superioridad, las cuales se reflejan en cada cosa que hacemos y pensamos. Entonces en el caso del tipo que le dijo cara de anchoa en la calle, le hizo sentir inseguro, incómodo. En el caso de la foto, eso le generó inseguridad, molestia. En el caso del político, eso le hizo sentir inseguro y desprotegido. Súmele al sentimiento de inseguridad, la ira, el temor, y demás sentimientos, entonces usted sentirá un sinsabor que no sabe cómo definir. Se llena de emociones y pensamientos que no sabe qué es, y le genera estrés y ansiedad.

Estos 3 simples actos súmele las sensaciones que le genera los problemas del trabajo, los problemas familiares que no ha solucionado. Entonces su mente está ofuscada, se siente presionado, y por tanto se volverá más agresivo, volviéndolo a usted una persona malgeniada.

Los asuntos pendientes nos pueden acompañar por mucho tiempo

He puesto ejemplo de cuáles son las reacciones que propicia en nuestra mente un acto. Pero aun así no somos conscientes de todo lo que hacemos en el día y nos puede afectar. Veamos ejemplos. Usted lee un libro de dietas, y piensa que sería bueno empezar con la dieta, habla con un amigo y le dice que el fin de semana irá a visitarlo, habla con un cliente y le dice que el producto lo tendrá a las 2 de la tarde. Empiece a sumar, reflexione todas las reacciones que genera en su mente. Es inevitable que, si usted no le cumple al cliente, usted sienta vergüenza, solo que se le olvida y no piensa en ello, y el sentimiento puede continuar mucho tiempo en la mente.

El mejor ejemplo para ilustrar esta situación, es por ejemplo una discusión con alguien. Alguien le dijo ciertas verdades incómodas, las cuales le hicieron quedar mal, entonces en su mente empieza a pensar que no es culpa suya, que el otro no tenía derecho a decirlo, que esa persona siempre se cree mucho, que debería haber una forma de hacerle quedar mal, entre muchos otros pensamientos. En medio de sus actividades normales, usted volverá a pensar en ello, sentirá cada vez más enojo, ahora piensa que debería renunciar a su trabajo, pero le preocupa su futuro. Cada vez que ve a esta persona le hace sentir incómodo, no le cae bien, y no siente ganas de hablarle. Usted tomará una nueva actitud con esa persona, y ese sentimiento es probable que no se le vaya en mucho tiempo.

Como los asuntos pendientes debilitan la voluntad.

Todos sabemos que la inteligencia es saber aprovechar los recursos internos y de nuestro entorno a nuestro favor, para lograr ciertos propósitos. Pero con tanto asunto pendiente, en que recursos internos y externos se va a poner a pensar. Su mente estará ocupada pensando en la foto del Facebook, en el político corrupto, y en cuanta cosa suceda en el día y por tanto no le queda tiempo para empezar a reflexionar sobre sus capacidades y de cómo lograr ciertas cosas.

Su mente en medio de tantos pensamientos y asuntos pendientes se vuelve inconsciente, usted no piensa, sino que reacciona. Esa reacción es de la forma que usted está acostumbrado a reaccionar. Por ejemplo, usted está trabajando y debe de entregar un informe, pero no pudo hacerlo, entonces usted miente y le dice al otro que tuvo problemas con el computador, entonces esa forma de actuar no será solo en esa ocasión, sino que lo seguirá haciendo de ahí en adelante. Su mente no necesita pensar, ya que usted ya genero una forma de actuar. Para la próxima vez usted sencillamente dirá mentiras, ya su mente se ha acostumbrado.  A esto me refiero con que usted no piensa, sino que reacciona.

Esas reacciones lo van volviendo autómata, usted actúa porque está acostumbrado, pero no porque deba de actuar así. Eso da la impresión de que no le queda tiempo, y de que usted está agotado. Son tantas las cosas que usted hace sin darse de cuenta, que usted se queda sin energía para emprender proyectos nuevos y para llevar a su fin las cosas que se propone.

Cómo solucionar realmente los asuntos pendientes

Lo primero es que usted debe de disminuir el número de impresiones que llega a su mente, para así no generar pensamientos ni emociones no resueltas. Eso implica menos televisión, menos internet, que son las que más alto contenido tienen. Eso no quiere decir que deba abandonarlos, porque eso forma parte de la vida diaria, y cuando usted deja de hacer algo que forma parte de la cultura y de la vida de la sociedad, entonces usted pierde sentido de la realidad y actuará de forma extraña. Es recomendable que este tipo de actividades las haga en determinados horarios, y que no interrumpan otras actividades.

Cuando usted este en una actividad, debería de resolver lo que corresponde a esa actividad. Por ejemplo, en el caso del político corrupto, usted debería de analizar esa información y verla desde distintos ángulos, para así evitar reaccionar como siempre lo hacer, por ejemplo, puede buscar más información en internet. Si usted está en una reunión y dijo algo que incomodó a otro, es mejor que usted busque solucionar ese suceso de inmediato, de tal manera que no quede pendiente en su mente. Debería acostumbrarse a ser resolutivo y no aplazar las cosas. Debería acostumbrarse a cumplir cada cosa que dice, cada cosa que empieza.

Anote en una hoja en keep.google.com cada cosa pendiente por hacer, y vaya tachando  conforme hace. No se comprometa en cosas si tiene asuntos pendientes sin resolver. Verifique  asuntos que llevan más de 20 días sin resolver, y solucionarlos. Es como en una empresa, usted no puede dejar asuntos pendientes porque o sino la empresa será ineficiente. Mayor razón hay respecto a su vida personal. Conforme su mente se acostumbra a no dejar asuntos pendientes, será más consciente de cómo las acciones externas afectan su vida, será capaz de enfocar su mente en el desarrollo de ciertas actividades. Será más creativo, más resolutivo y una persona de acción.

Tagged under: