La raíz de los problemas está en aferrarse a la visión equivocada de la vida

By Descubre Subconsciente
Preconceptos errados

Para muchos es claro, que la vida que cada uno vivimos, no es más que el resultado de nuestras propias decisiones. Esas decisiones son el fruto de nuestra forma de pensar, y esa forma de pensar en la mayoría de los casos está equivocada, porque no nace del conocimiento experto, sino de las conclusiones de una mente inmadura o de las cosas que aprendió de la cultura.

De cómo identificar esa visión equivocada de la vida, es de lo que hablaremos hoy.

El conocimiento equivocado de las cosas y no aprender la solución.

Cuando usted aprendió a manejar, seguramente lo hizo de manos de un experto, generalmente suelen ser academias de aprendizaje. Cuando se asiste a un curso, por lo regular se busca a la empresa de más experiencia. Nadie le gusta aprender de un novato, solemos confiar en quienes llevan años en el mercado haciendo lo mismo. No solo buscamos maestros expertos para aprender a manejar, sino también para aprender un arte marcial, un instrumento musical, e incluso matemática. En general la sociedad en que vivimos nos prepara para ser productivos y útil a los demás.

Si para hacer cada cosa todos buscamos aprender de alguien con experiencia en ese campo, ¿por qué a la hora de aprender a manejar nuestra propia vida, todo el mundo habla como si fuera un experto? Si ya de por si aprender cualquier tarea en la vida, como por ejemplo cocinar, la tarea de higiene personal, y muchas cosas que haces en la vida diaria y que tus padres te enseñaron, ahora imagínese manejar la propia vida, en la que además tenemos que lidiar con otras personas muy diferentes a nosotros. La vida sí que tiene materias complejas, más difíciles que cualquier problema de matemáticas. En el mismo momento que tú hablas con alguien, tienes que aprender a interpretar sus sentimientos, también tienes que aprender a exponer tus ideas de manera clara, y en las cosas que haces, tienes que aprender a enfocar tus esfuerzos de manera productiva. Eso nadie lo enseña. En nuestra vida diaria, hay cientos de cosas que necesitamos aprender, y que de ese conocimiento dependerán nuestras decisiones, las cuales nos llevarán a actos que nos hacen felices o no.

¿Si para manejar un carro usted necesita aprender de un experto, entonces porque para manejar su vida, usted actúa como si lo supiera todo? La mayoría de las personas se enfrenta a las decisiones más importantes de su vida, sin tener el más mínimo conocimiento, y eso es tan peligroso como aquel que insiste en manejar por un lugar peligroso sin tener la más mínima idea. Total, muchas personas terminan por destruir su vida y la de los demás, y luego le echan la culpa al gobierno, a dios, al cambio climático.

Los memes (término científico) como forma de transmitir ideas erradas

Libertad de expresión, esa palabra que suena tan bonita y que todo el mundo defiende como si de la propia vida se tratara. Todo el mundo opina de todas las cosas, es un derecho fundamental. En base a esa libertad de expresión esta la democracia, en la que todos tienen el legítimo derecho de decidir cosas que afectan a todos. Entonces a la hora de elegir un presidente, es tan válido el voto de aquel que nunca lee las propuestas de los candidatos, como de aquel que si las lee todas, pero solo se guía por sus intereses personales, y es tan válido como aquel que las lee pero no tiene ni la más mínima idea cuando le hablan de economía e inversión social. Estos votos irán en la misma caja, junto al voto de aquel que recibió un golpe en la cabeza y es tonto, junto a los votos del resentido social y el acomplejado. Luego, se suman esos votos, y estos definen el futuro de las próximas generaciones. Luego, pasado unos años, la gente no se ha tomado la molestia de analizar el desempeño de dicho presidente, y se ve un par de noticias en la tele, y ya lo califican como un mal presidente. Por eso no es de extrañar que existieran cargos como el asesor de imagen, el cual guía al personaje público a hacer ciertos actos para ser bien percibido por el pueblo, y es por eso que hace algunos años era muy efectivo abrazar y besar un bebe en público para tener a las masas satisfechas. Pensaban: “No tengo ni idea de su gestión, pero es un buen hombre y eso me basta”.

Hoy en día la opinión de cualquier se puede ver a través de las redes sociales. Todo el mundo opina de política, de deportes, de los personajes públicos, como si de un experto se tratara. El peligro es que cualquier idea errada de cualquier desinformado se puede volver tendencia, con eso de los hashtag, los memes, los me gusta de Facebook. Pongamos el ejemplo de Donald Trump, que me llamo la atención tanto odio y polémica con este personaje, así que quise hacerme mi propia opinión y buscar más información, pero me fue imposible encontrar datos reales sobre su personalidad, sus propuestas y sus campañas. La mayoría de los vídeos eran editados, donde mostraban solamente sus errores, y toda la información que había siempre era respecto al tema del muro y los inmigrantes. Finalmente, el hombre gano en su propio país, y muchos decían que su discurso no era más que una estrategia claramente pensada para llegar al ciudadano norteamericano blanco nativo que es la mayoría. El mundo veía a un loco que iba a subir a la presidencia, mientras que el ciudadano norteamericano veía al hombre que los iba a salvar de China y lo inmigrantes. Es la percepción incompleta de las cosas, el no ver las cosas claras como son, lo que hace que no veamos la realidad, y en este caso la realidad era que Donald (como el pato), iba a ser presidente. Sin la suficiente información, tampoco sabemos cómo será su gestión una vez electo. Así como este, hay cientos de cosas que las vemos tergiversadas, incompletas y como no son.

Muchas de las cosas que se mueven en redes sociales y que son tan populares solo son cosas que están encaminadas a despertar vanidades y sentimientos equivocados. Recuerdo un meme con cientos de “me gusta” que decía: “Me gusta compartir con todo el mundo; pero no me dejo influenciar de nadie, soy original y no influenciable”. Este meme recibía cientos de comentarios positivos. A veces no puedo evitar contestar, y ante esta frase le dije a alguien: “Felicitaciones amigo, entonces eso quiere decir que tú no tienes neuronas espejo”. La explicación de porqué ese meme es errado, es que es inevitable que al compartir con alguien este no te influencie. Por una parte, están las neuronas espejo que como un mecanismo de la evolución imita conductas de los demás, para así evitar el proceso de aprendizaje de cientos de cosas en la vida diaria, y por otra parte, no puedes andar con alguien sin tolerar ciertas cosas, porque o sino, serías antipático. De ahí que una de las claves para vender e incluso para seducir, es imitar los movimientos del otro. Gracias a este nivel de influencia existen las culturas donde todos hablan igual y tienen las mismas costumbres. Para finalizar refuerzo este punto invitando a que revisen las investigaciones hechas por el Neurocientífico Trevor Blake, acerca de estar sometido a la influencia de ciertas personas.  Así como este meme que he puesto de ejemplo, existen cientos de memes que infunden ideas erradas en el pensamiento.

Hay otros todavía más atrevidos, porque su opinión equivocada no solo la hacen sobre temas de la personalidad o la sociedad, sino también de temas del universo, de dios y cosas que entran en el terreno de la filosofía. Suele suceder que alguien se ve un par de noticias del Discovery Channel, y ya cree entender cuál fue el origen de la vida, del universo y de sus dioses. No se comprende así mismo, ahora para entender los misterios del universo a lo largo y ancho del infinito y todo lo que puede ocurrir desde el principio hasta el fin de la eternidad. Digo esto, porque muchos a partir de un par de conclusiones, establecen su relación con el universo y con la naturaleza de manera errada. Otros más atrevidos forman grupos diciendo que ciertas ideas son equivocadas y que la verdadera es la que ellos pregonan; después, muchos son atraídos a estas diferentes ideas, generando una forma de relacionarse con lo invisible y está más allá de su entendimiento. ¿Tan difícil es aceptar que hay cosas que superan nuestro entendimiento? Igual que un niño no puede entender los complejos temas de la universidad, así mismo un hombre no deberían pretender entender el universo en el que se mueve, si ni siquiera se entiende a sí mismo. Digo todo esto porque muchos nacen en culturas con ciertas ideas que los esclavizan y les enseñan a hacer daños a los demás. Por ejemplo, ciertos extremistas musulmanes, que por su creencia en Ala, puede ser capaz de dañar muchas vidas y acabar con la suya propia. Eso lo vemos desde afuera, pero ellos no lo ven, y así como ese caso, en la cultura en la que crecimos y nos movemos hay muchos ejemplos; pero no nos damos de cuenta.

Según Wikipedia, un meme (no es lo mismo que los memes de internet), dentro de las teorías de difusión cultural, es una unidad de carácter teórico de información cultural que se transmite de un individuo a otro y de generación en generación. Esta definición surgió a partir del biólogo evolutivo, Richard Dawkins. Al igual que los genes nos trasmiten muchas cosas de nuestros padres, un meme de manera similar nos transmite unidades teóricas que definen el pensamiento de una cultura. Llevas pensamientos tan anclados como si fuera genes, y a veces esos pensamientos, esos memes, lleva información tan errada, que hacen verdaderos estragos en la personalidad, tal y como lo harían unos genes. Todo lo que he hablado en los párrafos anteriores, es sobre estas unidades de información, de esos memes, de cosas que se transmiten a otros individuos, y que la mayoría están equivocadas.

El amor a nuestras propias ideas y el temor a la verdad

Sobrevaloramos demasiado nuestras propias ideas y creencias, cuando creemos en algo, definitivamente pensamos que así es. No puede ser de otro modo, si nadie confiara en lo que cree, entonces el nivel de inseguridad en sí mismo, sería demasiado alto. El problema está en que el conocimiento que aprendemos y aceptamos es para solucionar un asunto específico y particular del presente. Dicho aprendizaje no se suele enfocar a evitar asuntos que vienen muchos años después o a solucionar conflictos que le pueden suceder a los demás. No, ese aprendizaje está enfocado a solucionar cosas propias en el momento presente y que están involucrados con nuestros intereses personales.

Adicionalmente a que nuestras ideas están en su mayoría hechas con el fin de solucionar nuestros propios asuntos, viene luego el impulso natural a compartir. Nos encanta compartir las cosas que creemos que son buenas y ocultar las cosas que creemos son malas. Nos gusta compartir una canción que nos gusta, una foto de un paseo. Esto tiene varios propósitos; por una parte, lograr prestigio e influencia dentro de un entorno y la otra razón es para que otros puedan aprender cosas positivas de los demás. Por otra parte, existe un mecanismo subconsciente a infundir nuestras ideas a los demás, ya que si logramos que estas sean aceptadas por el entorno, entonces esto garantiza la defensa de sus intereses personales. Nadie infunde ideas a otros que ataquen sus propios intereses o que lo hagan ver débil.  Es por eso que muchos atacan ideas contrarias a las suyas, ya que es un mecanismo del subconsciente para defender aquellas ideas que se supone defiende sus intereses personales.

Es muy difícil que alguien cambie de opinión, porque esto implicaría volver a estructurar su pensamiento, abandonar ciertas cosas y esforzarse por lograr otras, es decir, algo que nadie está dispuesto a hacer. Además, nadie está dispuesto a aceptar de que sus ideas son erradas, porque el hecho de darse cuenta de que está equivocado lo hace ver débil, y eso es algo que por instinto evitamos mostrar, ya que, ante la debilidad, siempre habrá alguien que se trata de aprovechar. Como conclusión podemos decir que no nos gustan que nos vean frágiles y tampoco nos gusta cambiar. Esto me hace acordar de una vez en el gimnasio, entre al baño turco, y estuve conversando con dos personas que estaban ligeramente subidas de peso, igual que yo. En algún momento surgió el tema de bajar de peso, y les empecé a hablar de las calorías y de cómo el alimento que consumimos en el día, es mucho más que las calorías que somos capaces de quemar en el gimnasio, entonces uno de ellos se salió de inmediato y no quiso escuchar, y la otra persona se me quedo escuchando, pero justificando ciertas costumbres alimenticias.

Como las ideas erradas se aferran al pensamiento y destruyen la vida

Nadie cuestiona ni determina el ambiente en el que vive y creció, ya que este tiene un efecto invisible a la consciencia. La consciencia no suele prestar atención a cosas que ve a diario, a costumbres que todo el mundo hace, el simplemente las acepta y se adapta. Por ejemplo, hay ciertas ciudades en el mundo que sufren de mucha contaminación, el aire es casi espeso. Si un extranjero que vive en ciudades con un aire muy limpio llega allí, notará la polución y además se puede enfermar. Mientras que para una persona que ha crecido toda su vida allí, no nota la contaminación, y además a adaptado su organismo a dichas condiciones.

De manera similar ocurre con las ideas. A veces crecemos dentro de un mundo de ideas más oscuras que la polución de aire, pero como hemos crecido en ese entorno, entonces las aceptamos y las vemos normales. Nadie suele cuestionar las ideas culturales con las que creció. Hay culturas en las que comen con cubiertos y otras en las que comen con las manos, y cada cual feliz con su asunto. Por otra parte, también está el hecho de aceptar todas esas unidades de información, esos memes culturales, esas ideas que se difunden en redes sociales y de moldear nuestros pensamientos según esas ideas. Por ejemplo, en los comentarios, veía gente maldiciendo a Donald Trump y diciendo que se aproximaba a la tercera guerra mundial, esto sería creíbles si sus conclusiones no fueran a partir de un par de vídeos, luego muchos acompañaban dichos comentarios con un “me gusta”, y generando dialogo acerca de esta decadente humanidad. Otro ejemplo es el del meme con la frase diciendo de que las personas no somos influenciable, muchos asumen eso por defecto y actúan en consecuencia. Luego, empiezan a tomar decisiones que afectan su vida de manera negativa.

Nos toca por defecto aceptar todo lo que vemos, ya que sería un trabajo demasiado arduo para el cerebro, el ponerse a discriminar cada cosa que vemos y aprendemos a lo largo del día. No seríamos capaces de convivir como sociedad si desconfiáramos de todo lo que nos dicen, así que nos toca que confiar. Así que la solución aquí, es enfocarse. Ese enfoque debe ser hacia las áreas de nuestra vida que requieren solución. Entonces, es aprender a vivir en medio de montañas de información que nos llegan a diario, es aceptar muchos de los paradigmas errados con los que crecimos, pero enfocarnos en un aspecto esencial de nuestra vida que requiera solución.

Les decía al principio del artículo, que, si usted va a una escuela para que le enseñen música, le enseñen artes marciales, le enseñan a conducir, entonces de manera similar debería hacer con temas más delicados para su vida. Debería tener un conocimiento avanzado para tomar decisiones que deberían solucionar ciertos aspectos de su vida. Desafortunadamente en las escuelas no enseñan estas cosas. No nos enseñan a comunicarnos con los demás, a cómo llevar una relación en pareja, a cómo educar a los hijos, a cómo empezar proyectos y llevarlos hasta su fin. Así que de eso te toca aprender por ti mismo. Eso sí, hoy en día hay mucha información en libros y blogs. Por lo menos yo recomiendo empezar a estudiar temas que derrumben viejas creencias que están detrás de tu moral y de tu percepción del dinero. Tendrás que estudiar bastante, aprender de lo uno y de lo otro, porque, así como ese meme que decía de no ser influenciable, internet está lleno de sitios web y grupos en Facebook, que solo venden humo y cuyo contenido sólo estimulan un falso orgullo y moralidad.

Si quieres cambiar tu vida, deberás cambiar tus paradigmas y eso empieza por aprender y aceptar conocimiento al cual no estás acostumbrado, contrastar con otros conocimientos, y comparar con tu experiencia. Si quieres triunfar, deberás empezar a cultivar el pensamiento práctico. Una vez estés avanzado en este tema, la siguiente preocupación sería el desarrollar habilidades de comunicación, después aprender a enfocar tus esfuerzos para lograr metas personales. Yo por ejemplo cuando monté mi empresa, lo primero que hice fue abandonar gradualmente este blog para enfocar bien mis esfuerzos, luego aprendí la suficiente información de mi negocio, y finalmente me tocó que aprender comunicarme con mis clientes. Esto me llevó varios años. Si estos procesos hay que hacerlos con un negocio, con mayor razón hay que hacerlo con los asuntos personales. Lo más importante es que estés dispuesto a soltar el amor por tus propias ideas, y estar dispuesto a cambiar tu forma de pensar.

Tagged under: