La importancia de tener palabra y cumplir promesas.

El cumplir con lo que se dice, es una de las cosas que normalmente pasamos por alto en nuestra vida diaria, y esta es quizás una de las cosas más importantes para empezar a desarrollar voluntad, para ser capaz de decir la verdad a otros, y muchas otras virtudes que solo vienen con ser alguien que cumple su palabra. Por supuesto para alguien que es un líder, es indispensable. Además dentro de los procesos de Coaching debería ser un ingrediente a incluir .

En este artículo hablaremos de como desarrollar la capacidad de cumplir la palabra y cumplir las promesas.

¿Porque el tener palabra es tan importante?

¿Qué pensarías de una persona que te dice que para el lunes te va a pagar una plata, o que se reunirá contigo el lunes a las 2, o que te va a ayudar a terminar cierto trabajo, y finalmente no cumple nada de lo que dice?, pues seguramente pensarás que es poco confiable. Una persona que no cumple lo que dice ante los demás, tampoco lo cumple para sí mismo, y si se propone algo seguramente no lo logra, sus palabras dejan de tener valor.

Lo importante de tener palabra es que si lo dijo, se debe obligar a sí mismo a hacerlo, y una persona que cumple lo que dijo, es más fácil que logre lo que se propone, y por tanto puede llegar muy lejos. Cada vez que pronuncia algo, su acción está sometida a sus palabras y por tanto debe de hacerlo de alguna manera.

Qué diremos de alguien que maneja el liderazgo en una empresa, si no es capaz de cumplir lo que promete, entonces no es un líder confiable, ya  que es alguien del que se puede esperar cualquier cosa, y nadie le hará caso.

Para complementar este punto, recomiendo mi artículo: 10 Errores inconscientes de líderes, emprendedores y de jefes con sus empleados.

Potenciales que se desarrollan al tener palabra.

Al igual que muchos otros talentos, un potencial es la suma y el resultado de muchas otras, y por tanto el cumplir lo que se dice requiere desarrollar otros potenciales.

1.  Acostumbrarse a decir la verdad.

El acostumbrarse a decir mentiras es una clara muestra de falta de carácter, ya que no se puede mostrar tal y como es, y por tanto teme que descubran su realidad. En la mentira hay poca fuerza para asumir la realidad. Quien dice la verdad y asume sus consecuencias es fuerte. Se necesita demasiada valentía para admitir que se cometió un error, para decir que no pudo, y la razón de esto es que se siente tan seguro, tiene tanta confianza en sí mismo, que sabe que el decir la verdad no lo va a afectar, no lo va a derrumbar. El que dice mentiras, tiene miedo de perderlo todo, de que no lo quieran, y esto necesariamente lo hace débil de carácter.

Por supuesto todo tiene un momento, un lugar, y una mejor forma de hacerse, y en esto también se debe ser cuidado, porque hay verdades que son demasiado fuertes para soportar, que pueden destruir, y por tanto es mejor no decirlas, hay pesos que no estamos preparados para soportar.

Uno de los principales problemas de nuestra sociedad es que nos acostumbramos a decir mentiras, no solo a los demás, sino a nosotros mismos.

Para completar este punto, recomiendo leer: 6 Autoengaños y errores inconscientes por los que no estás logrando tus propósitos.

2.  El desarrollo de la voluntad.

Cuando alguien siente, piensa, dice, y hace todo diferente, difícilmente puede acumular fuerza. Cuando los pensamientos son de acuerdo a las cosas que siente, sin auto engañarse, y así como piensa dice, y así como lo dijo lo hace, entonces dicha persona realmente tiene fuerza. Sus energías no estarán dispersas, y estarán enfocadas dándole mayor asertividad.

La voluntad se desarrolla a través de la acción, y el obligarse a hacer algo que dijo, necesariamente se convierte en una especie de anclaje, que le dará fuerza adicional para sus tareas. Su mente se acostumbrara a pensar que es capaz, de que si lo digo es porque realmente lo va a hacer, y esto le llenará de confianza. Los demás le percibirán como alguien con una verdadera fortaleza, alguien a quien se le debe creer, y sus palabras serán valiosas.

Para complementar este punto recomiendo leer mi artículo: Cómo transformar voluntad en fortaleza, y fortaleza en poder personal.

3.  El desarrollo de la persuasión.

Hoy en día gracias al internet y a los celulares nos podemos comunicar con cualquiera en cualquier momento, gran parte de nuestro tiempo nos pasamos comunicando con otros, solo que esas conversas no tienen un objetivo, y muchas veces son solo cultivo de chismes, de negativismo y de dañar reputación a otros.

Una buena forma de aprovechar las conversas es que lo que se diga genere ciertos estados. Es decir, que lo que vayas a decir pueda influenciar a otros, o pueda hacerlos o reír, o generar ciertos estados emocionales. De este modo desarrollamos el don de la persuasión que es tan importante en el mundo moderno. Cuando tus palabras además de tener el poder de realizar lo que tienes en mente, también tienen el poder de influenciar a otros, entonces definitivamente estarás capacitado para conseguir muchas cosas.

Claves para desarrollar el poder en la palabra.

1. Palabras humildes, actos extraordinarios.

Muchos se han acostumbrado a narran grandes hazañas en lo que dicen a otros, y resulta que sus actos son pobres, carentes de valor. Debería ser al contrario, ya que el verdadero poder está en los hechos, y cuando tus palabras no se convierten en una carga, cuando realmente te puedes creer que lo que dices es cierto y lo demás esperan más de lo que dices, entonces tendrás más fuerza para tus actos.

2.  Escaso y valioso.

Muchas palabras muchas posibilidades de decir cosas incoherentes, de herir, y pocas posibilidades de sentir, de oír. El cuidar de lo que se dice y no hablar por hablar, desarrolla un valor adicional a lo que decimos. Por supuesto no hay que exagerar, no hay nada peor que la compañía de alguien inexpresivo, además a veces hablar incoherencias ayuda a relajarse bastante, solo que esto no debe ser la base de todas nuestras conversaciones y debe haber tiempo para profundizar de otros temas.  En la antigua Grecia, los hombres se reunían en los parques a hacerse preguntas y a discutir distintos temas, y fue de este modo que con el tiempo dieron nacimiento a la filosofía.

3.  Si lo dijo, cúmplalo. Por este medio adquirirás confianza en ti mismo.

Al principio cuesta como cualquier cosa que hagamos por primera vez. Acostumbrarnos a que cualquier cosa que digamos lo cumplimos, va haciendo que seleccionemos mejor lo que decimos. Con el tiempo el sentir que eres capaz de hacer cualquier cosa que dices, te da mucha fuerza y confianza, que te permite lograr tus objetivos. Todas tus actividades inconscientemente las organizaras para que tus actos se ajusten a tus palabras. Además las demás personas te tendrán confianza, y una persona así tarde que temprano se convierte en un líder.

4. Si lo dijo es porque es así, esta es la base de la realidad.

También es importante a decir las cosas tal y como sucedieron, por supuesto hay que aprender a hablar de forma interesante y emotiva, ya que si no, nos volveremos unos simplones, alguien del que es más interesante escuchar leer una carta, que ponerse a conversar con él. Es mejor escoger las palabras bien escogidas de tal manera que la narración sea interesante, que ponerse a exagerar  y hablar de cosas que no sucedieron.

El decir las cosas como realmente sucedieron, hace que todo a nuestro alrededor sea real. Sabemos que el cerebro todo lo asume por igual, el no suele distinguir tiempo, espacio, ilusión, realidad, ya que para él todos son impulsos eléctricos que generan las mismas reacciones de su parte. El decir muchas mentiras hace que con el tiempo inconscientemente lo creamos, y que vivamos en base a ello, de ahí tanto autoengaño.

Finalmente les comparto el vídeo que hice al respecto.

Opt In Image
La superación personal es la capacidad para ubicarse en el lugar y las situaciones que quiere vivir. Aprende:
  • Fijar metas realistas.
  • Vencer la pereza y enfocarte.
  • Cultivar voluntad y concentración.
  • Fortalecer autoestima y confianza.
  • El uso de la mente a favor.

Tagged under:

6 Comments

  • Juan Buitrago Responder

    ·El enfoque del artículo es interesante pero los errores de ortografía le quitan mucha fuerza.

    • Harol Páramo Responder

      Toda la razón, por eso, dejé de escribir en el blog, y me pase a youtube, hay no me tengo que preocupar de ese asunto.

  • Natalia Responder

    Cita corregida: ¨Toda la razón, por eso dejé de escribir en el blog y me pasé a Youtube. Ahí no me tengo que preocupar de ese asunto.¨ (Acuérdese: ¨hay¨ es una conjugación del verbo haber, ¨ahí¨ es una proposición de lugar y ¨ay¨ es una expresión de asombro.)

    El problema con su apreciación es que alguien tiene mala ortografía, es alguien que no ha leído mucho. Así que surge la siguiente pregunta: ¿Cúal documentación sustenta sus afirmaciones? Estoy de acuerdo con Juan, el enfoque del artículo es interesante. Pero su comentario acerca de la ortografía no me parece apropiado con su intento de enviar un mensaje de ¨consistencia¨. Usted debe ser integral.

    • Harol Páramo Responder

      Bueno Natalia, ojala uno pudiera desarrollar todos los talentos en la medida de sus deseos y además tuviera tiempo… Sería buen pintor, tendría buena redacción… junto con otros talentos que deben formar parte de la personalidad…. voluntad inquebrantable, constancia, excelente comunicación, inteligencia práctica, rapidez, capacidad de persuasión, resolución de problemas….etc, etc…. y como en el caso del artículo…. tener palabra…

      La buena redacción es un talento como muchos otros… una coma, una palabra puede cambiar el sentido de todo… para ser hábil en ello, se debe cultivar como cualquier talento, que requiere tiempo y esfuerzo… aparte de tener una inclinación natural, debe haber pasión y algo de preparación… Seguro que dentro de tus prioridades está la redacción por encima de muchas otras virtudes, o quizás eres el cúmulo de muchas virtudes.. lo cual es bastante válido y fundamental…. no sucede en mi caso y no en estos momentos de mi vida.

      Tienes toda la razón, hace más de 15 años que no tomo un libro en mis manos, ni he leído libros de psicología ni comunicación… no hay ninguna documentación oficial que sustente mis afirmaciones, así que supongo que nada de lo que se dice aquí tiene ninguna validez bajo el lente oficial. Por otra parte preguntar hoy en día en que libro aparece una afirmación, es similar a que cuando alguien sacara unos cuestionamientos acerca de dios, alguien le preguntara ¿en que parte de la biblia aparece?… Es como preguntar a alguien que construye una choza en el bosque… con qué derecho construyes, cuales son tu permisos del estado y en que libro dice eso.

      Creo que el verdadero cuestionamiento es si a la luz de tu razón, las ideas son válidas, y no en qué párrafo de libro de otro ser humano quizás con los mismos sesgos cognitivos, puede estar… luego en base a tus cuestionamientos de lo expuesto, entrar en un diálogo basado en el argumento y construir nuevos aportes, más allá de los que ya se le haya ocurrido al que escribió el libro y que se acepta solo por el hecho de que lo escribió, y sin aplicarle el filtro de la razón… Es como el hombre que construye la cabaña en el bosque sin los formularios oficiales… si entras en ella, si no te mojas, si es cómoda, entonces cumple una función… Porque si no tienes argumentos para derribar lo aquí dicho, es como quien llega a una cabaña, se siente cómodo, tiene buena decoración, los servicios públicos funcionan, y la mira con desgano y dice al propietario, oiga amigo, con que autoridad hizo esta cabaña, muéstreme sus estudios y los documentos del estado donde dice que así se hace una cabaña.

      ¿Quién me ha dado la autoridad para escribir esto?…Google… De entre millones de páginas que hay el mundo, Google tiene la labor de recomendar una página de entre todas ellas, para que aparezca de primero a quién busca de estos temas. Si apareció de primero, es porque muchas personas a pesar de que no es perfecta, recomiendan la cabaña, se quedan un buen rato, y miran todo lo demás… Así funciona en el mundo moderno.

      Un saludo, y muchas gracias por comentar.

  • Baruxh Responder

    Interesante tema..
    personalmente soy una persona que cumple y hace todo lo que dice. pero a veces me encuentro con actitudes en las que se me exige que sean “instantaneas mis promesas”.. detesto eso , no puedo soñar no puedo hacer planes sin que existan los reproches de “dijiste esto, dijiste lo otro” todo lo hago y cumplo en el tiempo que se tiene que hacer. soy paciente y las cosas llegan y se hacen cuando es tiempo., No soy mago. siempre preugunto quiren hacerlo?…. y obtengo las respuestas mas desmotivantes. que me obligan a dejar el plan atras y abandonar cualquier intencion de hacer algo, realmente eso es lo que me hace no hacer algunas cosas. no por que no quiera,tenga palabra o no pueda. sino por que en su momento no vi el interes. Es muy facil hacerme un reclamo. “Dijiste esto” pero por que no recuerdan, todos los pretextos y objeciones que pusieron a mi promesa sueño. etc. que hicieron abandonara ese proyecto. … todas las cosas que me e propuesto las e logrado. con paciencia

    • Harol Páramo Responder

      Ya en las relaciones con los demás es difícil sino te colaboran, en ese punto, entonces deberás convertirte en líder e influenciar a los demás, para que así te colaboren… que como te conviertes en líder… pues tienes que ser ligeramente más afectivo, más confiando que los demás… Una cosa es cierta… es mejor hacer las cosas cuando se dicen, que fuera del rango que se dijo… Los demás cuentan con ello… es una habilidad, con el tiempo, es algo que se va haciendo mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published.