Hábitos de los altamente efectivos: Reducir al mínimo las opciones.

Todos hemos escuchado alguna vez que cuando disponemos de muchas opciones, no terminamos eligiendo nada. Esto se ve cuando vemos televisión y disponemos de muchos canales hacemos el típico zapping en la que finalmente no vemos ningún programa. Steve Jobs, Albert Einstein, Mark Zuckerberg y Barack Obama, los cuales son reconocidos por ser productivos, genios y hombres de poder, nos han dado la clave respecto a la toma de decisiones.

Sobre la importancia de minimizar las opciones para tener éxito y como funciona, es de lo que hablaremos hoy.

Según investigadores, cada decisión consume mucha energía.

Hace años cuando estudiaba en la universidad, un amigo me dijo al momento de elegir su ropa, de que Albert Einstein siempre vestía igual para no desperdiciar energía. Hace unos días, mientras veía Mr. Robot, en la trama alguien decía que evitaba tener muchas decisiones en su cabeza para poder actuar mejor. Recientemente en mi práctica de inglés estaba usando StumbleUpon para leer artículos al azar, y en uno de ellos hablaba de que el fundador de Facebook usaba la misma ropa al igual que el fundador de Apple para ser más eficiente, y entonces dije, “está bien, haré un artículo al respecto”.

Investigando un poco más, le preguntaron a Mark Zuckerberg (Fundador de Facebook) de que porque siempre vestía igual y respondió: “investigaciones que muestran que tomar decisiones pequeñas, incluso las relacionadas a qué ponerte en las mañanas, o qué desayunar, pueden cansarte… no voy a desperdiciar mi atención en tomar decisiones frívolas. Suena un poco tonto, pero es verdad”.  La cual es una respuesta parecida a la que contesto Einstein es en su tiempo, por supuesto el no dijo que según investigaciones, él era el investigador.

Por lo menos si yo tuviera el dinero de estos hombres de poder, le pagaría a un diseñador para que tuviera mi combinación lista para cada día; pero es que hay algo más, un color común en todas las ropas de estos hombres de poder es el color negro (ya sea el pantalón o la camisa). Lo cual coincide en como uno de los imperios más poderosos, el romano, vistió a sus hombres de poder (los sacerdotes) de negro. ¿Es Coincidencia que hombre de poder se vistan de negro?. Recordemos que Roma asumió como religión oficial del imperio al cristianismo, y todos sabemos el poder que tuvo la iglesia católica y romana, y sus sacerdotes de sotana negra en su época.

Roma se dividió en Roma oriental con su cede en Rusia (quien dijo comunismo), y roma occidental (capitalismo), que finalmente se acento en Inglaterra (revolución industrial) y todos sabemos que el imperio británico conquisto el mundo. Hubo una época en la que uno de cada tres habitantes del planeta tierra era súbdito de la reina victoria. Pero bueno, no nos salgamos del tema, el cual ya lo había profundizado en mi artículo: “como la guerra fría entre comunistas y capitalistas, produjeron las guerras modernas”.

Evite la dispersión mental.

En el artículo pasado cuando hable de las “5 claves para desarrollar una mente enfocada en soluciones”, les decía de la importancia de enfocarse y no dejar acumular cosas. Ahora hablemos de algo más sutil, la propia raíz del pensamiento, y como es el lema de este blog, “atacar el mundo de las causas, no de los efectos”, entonces hablemos de las decisiones en que el cerebro.

El cerebro consume una gran cantidad de energía a la hora de decidir, y es por eso que uno de sus principales labores es economizar energía y de ahí que ciertos mecanismos del cerebro se ven a simple vista como errores, como son los ya señalados sesgos cognitivos. Como decía el reconocido científico y neuroeconomista, Aldo Rustichini a Eduardo Punset: “Sabemos que no sabemos lo que decidimos”. El 90% de nuestras decisiones las toma el subconsciente, ya que el cerebro no le da para ser consciente de cada cosa. Imagine usted si a cada instante tuviéramos que elegir como sentarnos, como caminar, y otras decisiones que ya fueron tomadas hacen tiempos, nos consumiría demasiada energía y por eso el cerebro no piensa si no que reacciona.

5 claves para aprender a reducir opciones y estar más enfocado.

1. No sea ambivalente, defina específicamente lo que quiere en su vida.

Todos hemos escuchado la anécdota de aquel cazador que se fue a cazar conejos y por querer atraparlos a todos, no atrapo ninguno. Nosotros somos esos cazadores, queremos tantas cosas, que finalmente no logramos nada. Cada cosa que queremos en este mundo y que valga la pena, requiere tanto esfuerzo, pero tanto esfuerzo, que a veces ni logramos la mitad de una de ellas.

Usted no puede pretender lograr algo  sin un poco de sacrificio en algún aspecto. Por eso los nerds, reducen un poco su vida social en pro del conocimiento. Hay una frase que dice: “quien sabe mucho del funcionamiento de una pierna, no ha ganado una carrera”. Es difícil ser corredor de alto rendimiento y genio de la biología al mismo tiempo, ambas actividades requieren demasiado esfuerzo. Pero incluso se puede lograr, si se reducen otras opciones. El cerebro enfrenta el mismo dilema pero a nivel micro, y es que es el cerebro a cada segundo toma miles de micro-decisiones cada una con pros y contras.

Hay cosas que no ayudan para nada al cerebro a elegir. Una es la fantasía y la otra es la generalización. La fantasía empieza a ubicarnos en escenarios imposibles, lo cual hace que basemos decisiones influenciados por esos procesos de fantasía. Hay que aterrizar, deje de soñar tanto con viajes, con amores, con castillos. Ideal sería analizar nuestra situación actual, identificar nuestra principal dificultad, aquella que se nos vamos a pasar años solucionando, y enfocarse en ello. Lo otro es que hay que ser específico: ¿Qué quiere?, ¿viajar?, ¿Cuándo lo quiere hacer?, ¿con quién lo quiere?, ¿A dónde quiere ir?. El ser específico evita la dispersión que viene cuando hablas de manera general.

2. Deje de ser reactivo.

La reactividad es aquella que nos hace hacer cosas como una respuesta a un estímulo externo. Entonces si alguien nos ofendió, seguramente vamos a estar trabajando medio año pensando en cómo hacerle daño a la persona, mirando que hace y deja de hacer, y gastando nuestro tiempo en dejarlo en ridículo. Finalmente con los años, usted ni se acuerda de él.

Esto me hace acordar de ese fenómeno en Youtube, donde personas se declaran enemigos a muerte, se rebajan en insultos, discutiendo por cosas como cuál es la mejor serie de televisión, quien merecía ganar el óscar. Es una muestra de nuestra verdadera naturaleza, damos demasiada importancia a cosas triviales. Y es que al ser nuestra naturaleza tan reactiva, al usted entrar en contacto con algo, usted no puede evitar reaccionar. Al usted mirar los comentarios en YouTube no puede evitar sentirse ofendido cuando hablan mal de algo que a usted le gusta.

La mejor manera de evitar ser reactivo, es evitar actividades que lo ponen en riesgo de actuar reactivamente, no porque sea malo, sino porque usted quiere invertir mejor su tiempo.

3. Desarrollar la integridad y evitar la fragmentación.

Internamente estamos en mil pedazos y de eso ya hablaban las mitologías antiguas. Según la mitología egipcia, el dios Osiris, fue asesinado por su hermano Seth y los partió en muchos pedazos que esparció por todo Egipto. Osiris representaba el alma humana (se refiere a lo que actualmente se conoce como un cuerpo de pensamientos y emociones), y Seth era asociado al señor de las tinieblas. De hecho en la actualidad hay un grupo satánico conocido como el templo de Seth. El hecho es que traigo esta mitología para ser más gráfico en mi explicación. Nuestra personalidad está fragmentada en miles de deseos, de facetas, de caras. No tenemos una verdadera identidad, una integridad en las emociones y pensamientos. Te fragmentas por ejemplo cuando una parte de ti es afectada por algo que alguien te dice, te pone a dudar, te llena de desconfianza.

Tenemos una cara en la intimidad, y otra en público. Pensamos una cosa, sentimos otra, decimos algo, y luego hacemos algo completamente diferente. Esta fragmentación interna quita mucho poder para actuar. Tenemos que aprender a ser íntegros. Como ya lo había hablado en mi artículo: “la importancia de tener palabra”, debemos de ajustar lo que decimos a nuestras acciones. Se dice con tanta facilidad a los 8 en punto y se llega a las 8 y 10, se dicen tantas mentiras en el día, se presenta tantas excusas de porque no se hizo algo, que eso está debilitando internamente nuestra capacidad de acción. Claro está que es difícil ser transparente sobre todo por esos procesos internos del cerebro, como lo explico en el siguiente vídeo que hice para usted.

Pero aparte de que los mecanismos del cerebro no nos ayuden a sincerarnos, el hecho es que si aprendemos a ser íntegros, a ser como somos sin tener que fingir nada, a cumplir lo que decimos, tendríamos más energía para actuar.

4. Determinación de hacer lo que sea necesario para triunfar.

Tenemos muy poca confianza en nosotros mismo, y hacemos muy poco por lograr lo que queremos; un par de intentos y decimos que no lo logramos, ya nos sentimos tristes, ya estamos agotados.

Las personas llenas de excusas no son reconocidas por ser los más exitosos. Un exitoso jamás dice: “es que”, y la razón está en que las dificultades aparecen todo el tiempo a cada instante a todas las personas. La inteligencia y la voluntad permiten triunfar a pesar de las dificultades. Mientras que el perezoso, se la pasa la mayor parte de su vida buscando el responsable de su situación, en el gobierno, en los dioses, en su pareja; el que es exitoso enfrenta sus dificultades y hace lo que sea necesario para triunfar.

La pregunta es: ¿Qué estás dispuesto a hacer para triunfar?, se especificó: ¿Qué esfuerzos específicamente?, ¿qué sacrificios específicamente?, ¿no quiere hacer todo eso?, entonces siga su vida como la lleva.

5. Decisiones contundentes.

Mucha gente piensa que los criminales son personas débiles, tontas. Si hay algo que tienen los criminales es palabra, coraje y seriedad, sobre todo los grandes capos, no estamos hablando de peones. Se de alguien que ha sido uno de los capos más importantes, de que era un hombre de palabra, que cumplía como fuera lo que decía, y que cuando daba una orden, esa se tenía que hacer por encima de lo que fuera. No se podía permitir mostrarse como una persona indecisa, tenía que hacer que le respetaran. Y aquí separo un espacio para señalar que no estoy apoyando a los capos, si no reconociendo ciertas habilidades. Que entre otras cosas, una de las cosas que más quita energía, es la de andar dando explicaciones a los demás.

El hecho es que el tomar una decisión para luego arrepentirse, y volver a hacer otra cosa, es de las cosas que más nos hace perder energía. El sabio rey salomón decía: “Es mejor terminar que empezar”. Cuando tú quieres una cosa, pero luego ya no la quieres, si no que resulta que era otra, entonces todo ese esfuerzo y tiempo perdido haciendo algo es irrecuperable, y nuestra vida es corta para estar improvisando.

Debemos aprender a pensar, y aunque suene sarcástica la frase, es la realidad. Debemos dejar de ser guiados por los procesos subconscientes de decisiones, y dejar de ser reactivos. Separemos un espacio para pensar bien lo que vamos a hacer, que opciones hay, que consecuencias viene con cada opción, y elija libre de emoción la que más le conviene. De hecho quiero recomendar un programa de mapas mentales, para la ayuda en este proceso, se llama Mindmeister. Al usted tener claro que va a elegir y porque; disminuye el error y disminuye el tiempo que pasa corrigiéndolos.

Conclusión.

El logro de nuestros propósitos, el vencer nuestras dificultades requiere unos enormes esfuerzos de nuestra parte. La razón porque las que nos sentimos agotados, por la que no nos concentramos, porque no terminamos lo que empezamos, tiene que ver con los procesos de decisiones del cerebro. La mente subconsciente esta tan atiborrada de información, tan llena de opciones, cada una con sus ventajas y desventajas, que hoy puede querer algo, hoy puede proponerse algo, y al otro día, aparece en la mente otra prioridad.
Aprender a reducir al máximo las opciones, a ser íntegros, a analizar las consecuencias a largo plazo antes de actuar y entonces su mente libre de confusión y de duda; estará despejada para poder concentrarse en hacer.

Foto vía: fervent-adepte-de-la-mode.

Tagged under:

Leave a Reply

Your email address will not be published.