Importante media hora para frenar, motivarse y reflexionar metódicamente

Reflexiones de la vida

En medio de la saturación de tanta información, de cosas por hacer, de la rutina diaria, nos hemos vuelto autómatas, no pensamos, sino que reaccionamos, no tomamos decisiones, sino que actuamos de la misma manera en todas las circunstancias. Todo esto sería diferente, si una vez al día, sacara un instante y dijera: “un momento, voy a reflexionar acerca de qué está sucediendo y que debo de hacer”. Y si además se dice unas frases motivadoras, el efecto es mucho mejor.

Mucho mejor que leer frases de reflexión y frases de motivación, es tener tus pensamientos de reflexión, ordenar tu mente, repetirte cosas amables que nadie suele decirte. Actuar con inteligencia emocional. Los efectos positivos de hacer esto media hora diaria, cambiará mucho nuestro vida, y de esto hablaremos hoy.

El ritmo de vida no deja reflexionar, tenemos pensamientos rutinarios

Todos sabemos que una actividad que se repite una y otra vez lo terminamos haciendo de manera mecánica. Por ejemplo montar bicicleta, al principio es difícil y piensas en los movimientos, pero luego lo haces de manera mecánica. No solo funciona con el cuerpo sino con el pensamiento. Generalmente nuestra mente piensa acerca de un suceso una vez, y ya luego esa decisión pasa al subconsciente para influenciar todas tus acciones. Es como cuando te roban por primera vez en un lugar, la primera vez piensas que es peligroso, pero el resto de tu vida, pasarás evitando el sitio, sin necesidad de pensar. Así con cada cosa.

Ahora piensa en la rutina de vida que llevas desde niño. Suena el despertador, piensas en la pereza de levantarte, te bañas y te vistes pensando ya sea en esa persona que te quita el sueño, en esa deuda. Luego en el trabajo piensas en el trabajo que tienes que entregar y en la noche piensas en que publicarán en Facebook tus amigos. Correcto, puedes decir que piensas, pero esos pensamientos son mecánicos, no estás enfocado en algo concreto, no estás siguiendo una metodología, no estás descartando cosas, no estas mirando desde varios ángulos.

El remedio para el estrés y la ansiedad es aprender a frenar

Ya hablamos de la rutina de los pensamientos, ahora a eso hay que añadirle la saturación de información. Esa persona que te conversa por el chat, ese comercial de televisión, esa llamada que te dejó pensando, esa chaqueta que vista en ese negocio. Todo eso da vueltas en tu mente, evitando que la mente se pueda enfocar, y al no tener claridad no puede tomar decisiones. Entonces se sentirá molesto y ansioso y no sabrá qué hacer, en cuyo caso necesitará algo de placer que compense ese malestar, deberá prender el cigarrillo, deberá chatear con alguien.

Al ver el comercial de televisión sobre viajes cancún, entonces tu mente empieza a desear viajar, pero se pone triste al saber que no tiene el dinero, luego esa llamada de una familiar te deja pensando en el problema con tu hermano, también al ver la chaqueta quieres comprar pero te sientes infeliz por las deudas. Todas esas emociones se mueven en menos de 10 minutos, requieren atención, requieren solución, pero como son tantas al mismo tiempo, entonces te sientes indefenso, sientes impotencia al no saber qué hacer, te sientes agredido pero no sabes de donde viene la agresión, así que viene la respuesta natural del instinto al sentirse agredido es reaccionar violentamente, entonces te enojas, te estresas, te desesperas.

Todo esto puede ser remediado, cuando empiezas a sentir desespero, estrés, ansiedad, te detienes, respiras, piensas en porque estás así, y entonces empezarás a tomar dominio de tus pensamientos y emociones.

Pensamientos de reflexión y organizar metódicamente

Una vez te frenas, empiezas a reflexionar, piensas en cada una de las cosas que te han sucedido, piensas cuales requieren solución, piensas cuáles son pensamientos fantasiosos, piensas cuáles son cosas que deberás resolver luego o que definitivamente son problemas que ahora no tienen solución y tendrás que aceptar en tu vida. Piensas que tienes el control de la situación y que no debes desesperarte. Una vez tienes claro qué es lo que realmente debes de hacer, empiezas con los pensamientos de reflexión acerca de la mejor solución.

En esa reflexión piensas metódicamente, siempre siguiendo el mismo patrón. Piensa para cuando debes de tener una solución, piensa que cosas puedes hacer para solucionar, en que lugar harás las actividades, a qué personas debes contactar, qué información debes recolectar. Pensando de esta manera, empiezas a darle forma en tu mente a la situación, y podrás solucionar más fácilmente.

Pensamientos de motivación y reflexiones de la vida diaria

Los pensamientos de motivación son importantes para poder conservar el aliento que se necesita y no depender tanto de las motivadores externos. No hay que esperar a que nos sintamos estresados, usted deberá tomar esta costumbre diaria. En la mañana recostado en la cama, al medio día mientras reposa el almuerzo, en la tarde cuando sale a caminar. Desconecte todo distractor, reflexione en los asuntos que requieren solución y motívese.

Si todo marcha de maravilla en su vida, entonces reflexione en el curso que están tomando las cosas, en las metas que tiene a largo plazo, en cómo puede hacer para que todo suceda más rápido. Adicionalmente piense en todos los beneficios que obtendrá si sigue siendo disciplinado, recuérdese las cosas que ha superado, los talentos que tiene, y lo mucho que va a hacer.

Procediendo de esta manera diaria, actuando con inteligencia emocional, hará mucho mejor que seguir en ese ritmo inconsciente de vida y de saturación de información.

Te recomiendo leer:

6 Claves para convertir el miedo a perder

Tagged under: