El poder de la mente; no es fácil como aseguran los libros, ni es falso como dicen los escépticos.

En los últimos años, un tema ha cobrado popularidad entre todos, se trata del poder de la mente, el cual ha sido especialmente publicitado, como una forma de conseguir todo muy fácilmente.  Muchas personas que buscan salidas fáciles para su vida se acercan al tema esperando milagros, el escéptico que tantas desilusiones han tenido en su vida, se aleja mientras internamente se ríe de la ingenuidad de los demás.

El poder de la mente no es tan sencillo como sentarse a imaginar y esperar que cada cosa que quiso en la vida se manifieste, pero no por ello debemos pensar que no funcione.  Este es un tema que apenas se está aceptando y es muy poco el estudio que la ciencia ha experimentado al respecto.  No hay que culparla tampoco, ya que le ciencia es un infante y solo fue hace unos años que cogió forma.

Al abordar el tema, debemos hacerlo con la mente abierta, pero con los pies en la tierra.  Todos los días aprendemos algo nuevo, y de esto hay mucho que aprender.

Cómo funciona el poder de la mente

Hay ondas de radio, ondas televisivas y también ¿Ondas mentales?

Hoy en día gracias a la tecnología hemos podido desarrollar algo tan sorprendente como la tecnología inalámbrica, podemos gozar del internet, de la radio, el celular, entre más, todo gracias a esas ondas que se transmiten por grandes distancias y atraviesan muros, y no las podemos ver.  Si lo hubiéramos dicho en la edad media, un escéptico se hubiera reído en nuestra cara, mientras que el creyente hubiera dicho que es obra de la divinidad.

Parece magia escuchar la voz de alguien que está a muchos kilómetros de nosotros. La tecnología no es más que una réplica, de lo que sucede en la naturaleza y en nuestro interior. Hemos visto como la inteligencia artificial y la robótica tratan de imitar al ser humano, y si dicho robot a través de la tecnología inalámbrica activara un aparato a muchos kilómetros, nos parecería normal, pero si hablamos de que un ser humano utilice su poder mental para lograr efectos a distancia, entonces en este caso parecería locura.

El cerebro y las señales eléctricas.

Vemos como el cerebro por medio de señales eléctricas, envía órdenes a distintas partes del cuerpo a través del sistema nervioso, y a través de las impresiones recibe señales del mundo exterior. Este complejo sistema que se ejecuta en nuestro organismo, también es similar a como se hace en una computadora, ya que a través de impulsos eléctricos, se procesan y se transmiten datos en la CPU.  Ahora supongamos que esas señales eléctricas son capaces de viajar fuera del cuerpo o del aparato que les contiene. En las maquinas esto sucede a través de la tecnología inalámbrica.  En el ser humano también funciona y lo hace a través de las ondas mentales.

El átomo es hasta el momento la unidad mínima, y respecto a este, se ha comprobado en laboratorios que puede responder a las ondas mentales.  Esto es obviamente a pequeña escala, pero a gran escala (tal vez con ciertos entrenamientos de concentración mental) podría explicar muchos fenómenos considerados mágicos y milagrosos, como las sanaciones, los hechizos, las artes adivinatorias.

Como en todos los aspectos así sean políticos, deportivos y científicos, no ha de faltar los estafadores que se aprovechan de quienes no tienen un conocimiento del tema. Hay una frase que dice: “No puede haber tanto humo sin algo de fuego”, y no se pueden inventar cosas de la nada, sin algún tipo de fundamento. Y por algo estos procesos estuvieron presente en los tiempos antiguos.

De momento que se puede, y que no se puede hacer con el poder mental.

La realidad es que se necesita disciplina.

Hablamos que las ondas mentales afectan un átomo, más sin embargo no es lo mismo afectar a un átomo, que afectar a millones de moléculas. Un solo pensamiento no ejerce efecto considerable sobre algo.  La mente, igual que cualquier aparato, debe estar especializada y enfocada, para que sus ondas mentales sean proyectadas de manera uniforme y constante. Esto equivale básicamente a dominar nuestra mente, y si ni siquiera podemos controlar un enojo, muchos menos todo nuestro potencial mental.

Igual como sucede con el cuerpo, para lograr tenerlo en perfecto estado y bien moldeado, no solo hay que seguir una rutina de ejercicios, sino que hay que seguir un estilo de vida, en el que se abandonan muchas cosas que distraen nuestra mente, y se realiza esfuerzos por entrenarla.

Esto lo sabe quién dedica parte de su vida al arte de la meditación y la relajación mental. Cosa que por demás no es fácil, dada las múltiples ocupaciones en las que tenemos que pensar,  la cantidad de impresiones que llegan por día al cerebro y la facilidad con que nos distraemos.  Solo habiendo primeramente aquietado nuestra mente, entonces podríamos considerar en entrenarla para proyectar algo.

Los libros que hablan del tema dicen cierta realidad, pero no con esa facilidad con la que lo promueven.  El que conoce de publicidad, sabe que se venden más fácilmente esperanzas que realidades.  No sería muy comercial un libro que diga.  “aprovecha tu potencial mental, pero desarróllalo con disciplina”.

Hacía donde nos lleva una actitud positiva o una actitud negativa.

Habíamos dicho que un solo pensamiento no ejerce casi efecto sobre las cosas. Pero muchos pensamientos en una misma dirección, se convierten en un torbellino, que puede ser usado a nuestro favor o en nuestra contra. Cuando se emprende un proyecto o cuando se tiene una calamidad, es a través de nuestros pensamientos como podemos acercarnos más al éxito, o por el contrario hundirnos para no volver a surgir.

Quien es positivo, emprendedor, y busca superarse, se parece a aquel que estando hundido en el fango, busca alternativas para salir, y está convencido de que va a salir, esto de cierta manera atrae cosas positivas y además se le puede ocurrir buenas ideas, para finalmente triunfar.  Mientras el que es negativo, se parece al que estando en el fango, maldice su suerte, cree que no va a salir, empieza a golpearse y a golpear todo, y finalmente termina hundiéndose más rápido.  En este aspecto, cientos de pensamientos positivos y optimistas, favorecen mucho nuestra vida, hacen que sucedan esas casualidades que nos sacan de aprieto.

Atraemos lo que pensamos.  Con lo que pensamos influenciamos.

Tal y como sucede con las ondas de radio, las ondas mentales andan por el espacio, y es atraído hacia frecuencias afines, o hacia donde fuera inicialmente la intensión.  Entonces dichos pensamientos se posan sobre aquellos que les permiten entrar, y se reproducen en las personas que le suben el volumen (piensan mucho en ello), tal y como haríamos con nuestro radio. Un pensamiento de un envidioso, que busca hacer daño, se posa con mucha facilidad sobre aquellos que creen que nada bueno les sucede en la vida, y es de ahí su tendencia a fracasar. Mientras que ese mismo pensamiento envidioso, si llega ante una persona optimista, llena de confianza en sí mismo, que cree que se merece cosas buenas, entonces dicho pensamiento envidioso, no tendría eco y no se reproduciría.

El poder mental poco efecto tiene ante la incompetencia.

Estamos de acuerdo que la mente tiene mucho poder, pero esto no compensa la falta de talento, la falta de disciplina y de ideas en el que muchas personas se encuentran. Por más pensamiento positivo que tengamos, y atraigamos cosas buenas como el dinero y buenas amistades, si somos derrochadores, si llevamos una vida desorganizada, entonces poco servirá la actitud mental. Podemos atraer cosas buenas, pero debido a la natural incompetencia, se puede perder todo.

Métodos sencillos para comprobar el poder de la mente.

El poder de la mirada.

La manera más fácil de comprobarlo, y creo que todos lo hemos vivido es respecto a la mirada.  Cuantas veces no nos hemos detenido a mirar a alguien que estuviera de lado y este de un momento a otro se voltea y nos mira.  O cuando nos están mirando que de un momento a otro sin ni siquiera ser conscientes volteamos, y en ese momento la otra persona volteaba la cara. Desde tiempos antiguos se ha hablado del poder de la mirada, y por eso los abuelos recomendaban que a un niño recién nacido no lo dejaran ver de personas envidiosas.

Sugestione su mente.

Para probar el poder del pensamiento sobre el cuerpo, tan solo es pensar que le rasca la nariz, sienta mucha comezón en ellas, piense que no hay manera de evitar las ganas de rascarse, y seguramente terminara por rascarse. Esto se aplica también a la hora de pensar que tiene frío, sienta que esta helado, que está temblando del frio, hágalo por un rato y vera como cambia la sensación. Ahora, si esta sugestión se aplica de otra manera, podemos obtener muchos triunfos.

Enlace los hechos.

No lo creemos, pero muchas de las cosas que estamos viviendo, las deseamos inconscientemente hace algunos años.  Trate de recordar que deseo inconsciente que tuvo en el pasado está relacionado con lo que ahora está viviendo.  De seguro va a encontrar una relación.  Estos deseos son muy fuertes porque eran inconscientes y no había ningún asomo de duda de que fuera a suceder, solo lo pensó, y por “azares del destino”, sucedió.

Como desarrollar el poder de la mente.

Lo primero es la salud mental.

Una mente confundida, en una personalidad negativa y depresiva, por más que trate de pensar que le van a suceder cosas buenas, y aplique métodos de visualización, jamás va a lograr algo, ya que su propio subconsciente lo va a traicionar, y antes le va a ir peor; porque internamente cree que no va a lograr nada. Así que el primer paso es descubrir en su mente las causas de muchos de sus conflictos para que toda cosa que haga, no se desborone desde adentro. Una vez hecho esto, tendrá una mente liviana para dedicarla a otras cosas.

La meditación.

Indiscutiblemente este es lo siguiente que se debe hacer, ya que una mente relajada y más concentrada, es capaz de retener más fácilmente las imágenes y pensamientos que desea proyectar, además con la meditación se logra una disciplina, que le ayuda en sus momentos de visualización.

Elija un método que se adapta a usted.

En los libros leemos ciento de métodos para aprovechar el poder de la mente; pero el problema es que todos somos muy diferentes y a todos no nos sirve la misma talla.  Si usamos la sugestión, la visualización de imágenes fijas, o el uso de la imaginación, eso es algo que se averigua conociendo nuestra personalidad.  Debemos averiguar si somos visuales o auditivos, si nos va bien la quietud o necesitamos movernos.  Luego debemos escoger un método y aferrarnos a él.  Después de haber elegido un método, sigámoslo hasta el final, ya que estar cambiando de métodos, lo que genera es inconstancia.

CONCLUSIÓN

Esto es un tema profundo, y son muchas las aplicaciones tanto como la imaginación lo permite.  Más sin embargo debemos mantener aterrizados, y no buscar el tema del poder mental como una manera de escapar de la realidad, ya que esto a la larga no nos va a solucionar por si sola la vida.  No debemos despreciar los buenos resultados que dan el esfuerzo, la disciplina y la inteligencia.

El poder mental es un arte como cualquier otro, en el cual, para lograr óptimos resultados requiere dedicación.  Afortunadamente este coge fuerza cuando la persona tiene una mente clara, ya que el poder mental en manos de una persona con serios desordenes psicológicos, y emocionalmente inestable, llegaría a ser muy peligroso para el y para quienes le rodean.

Si te gusto la lectura, disfruta lo nuevo, ve al panel derecho, y síguenos en las redes sociales.

Opt In Image
La superación personal es la capacidad para ubicarse en el lugar y las situaciones que quiere vivir. Aprende:
  • Fijar metas realistas.
  • Vencer la pereza y enfocarte.
  • Cultivar voluntad y concentración.
  • Fortalecer autoestima y confianza.
  • El uso de la mente a favor.

Tagged under:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.