El origen de nuestras decisiones, y el conflicto que deja en la personalidad ciertas vivencias.

Cualquiera situación que vivamos deja un impacto en la personalidad.  Ante los instintos de supervivencia, el cerebro tiene que tomar medidas de tal manera que las situaciones dolorosas no se vuelvan a repetir.  El problema es que el cerebro basa esas decisiones en el nivel de conocimiento que tenga la persona en el momento, y por ello muchas de esas decisiones son equivocadas, lo cual genera serios conflictos. No necesariamente son las situaciones extremas las que nos genera cambios en la personalidad, si no cualquier conflicto cotidiano.

Las malas decisiones de una mente inmadura.

Desde que nacemos estamos contantemente enfrentando retos, y esos retos requieren una postura por parte de nosotros.  Cosas como que los padres tenga un hermano preferido, el conflicto con los compañeros del colegio, el primer rechazo en el amor, el estudiar lo que no le gusta, una situación que lo hizo sentir impotente, e incluso lo que tiene que ver con su aspecto físico, etc, son cosas que generan decisiones subconscientes con el propósito de no vivir una situación incomoda o de superarlo. Pero la mente en edades jóvenes no es sabia y en la mayoría de los casos ni en edades adultas.

Todo depende del buen conocimiento adquirido en algún momento.  Hay situaciones de las que salimos más fuertes o mas débiles.  Por ejemplo; si usted es una persona con tendencia al derroche, y de pronto vive una situación de física hambre, entonces puede suceder que dicha situación lo ayude a convertirse en una persona que es capaz de sacarle provecho a cada cosa, o por el contrario puede salir más necio y convertirse en una persona resentida y quejambrosa. En el primer caso hay una tendencia a superarse, en el segundo hay tendencia hacia los tropezones.

El hecho es que para usted tomar una decisión debe de tener unos conocimientos que le ayuden a tomarla.  Con los conocimientos errados, irá de conflicto en conflicto.  No es lo mismo el conocimiento de alguien que nació en un hogar con problemas entre los padres, o que no le enseñaron a trazarse metas, ni le enseñaron el valor de ser una persona responsable, etc. a alguien que creció en un ambiente amoroso, que le enseñaron la disciplina, el enfrentar la vida, etc.  Pero incluso muchas veces no es la educación de los padres si no el nivel de consciencia con el que nace una persona (eso explica lo de que los hermanos sean tan diferentes). En otras ocasiones es la cultura o ambiente social en el que nació (aunque a veces de ambientes muy duros salen personas ejemplares).  Total que son muchos los factores que influyen en la forma de pensar, pero sea lo que sea, siempre se pueden transformar.

Mecanismos subconscientes detrás de las decisiones.

A pesar de todos los factores que influyen en la forma de pensar, es el instinto el que a la larga manda a la hora de tomar una decisión.  Todos a la larga reaccionamos de la misma manera ante las diferentes situaciones.  Si por ejemplo vivió una situación que le produjo un profundo temor, lo más común es que usted de manera inconsciente luche por todos los medios el evitarla.  Eso es algo que no importando lo diferentes que seamos siempre haremos.

El cerebro tiene una serie de mecanismos preestablecidos que le ayudan a enfrentar las diferentes situaciones.  Por ejemplo, toda situación que nos haga sentir inferior, nos hace sentir humillados, la humillación necesariamente produce desprecio por quien nos infligió ese dolor, y nace un deseo de revancha por rebajar al que la haya producido a la misma condición, sea porque nosotros lleguemos a ser mejor, o porque el otro cae de alguna manera.  Toda esa serie de emociones ocurren sin que nos demos cuenta, y reaccionamos sin ser conscientes de ello.  ¿Porque el cerebro toma esas decisiones?, pues en este caso, es porque el ver a alguien como superior implica sumisión, cosa que no puede aceptar si siente que tiene las mismas capacidades.

Ahora bien, ese mecanismo de sentirse humillado, aparece cuando alguien en el amor te rechaza, o cuando alguien te restriega que tiene mejores cosas que tu, o cuando alguien te llama ineficiente o incapaz, etc. Una vez ese impacto se ha recibido en la personalidad, lo más común es que se responda con algún tipo de agresividad y desprecio. Este es uno de los tantos mecanismos detrás de una situación, ahora imaginemos la cantidad de mecanismos y reacciones que nos acompañan ante toda clase de situaciones en la vida.

Condicionamientos y costumbres en la personalidad.

Toda nuestra conducta se basa en repeticiones.  La mente asume como parte de la personalidad aquello que  hace muchas veces.  Esto a nivel de neuroeconomía es muy ventajoso, ya que evita que el cerebro gaste energía ante aquello que ya sabe como funciona.  La mente ya no invierte esfuerzo en cosas como montar bicicleta, si es algo que ya ha hecho muchas veces, y por lo tanto esta función pasa a manos del subconsciente.

Ahora llevemos esto a asuntos de la personalidad.  Si usted creció en un ambiente con padres autoritarios, en donde todo criterio propio era suprimido, entonces usted se acostumbra a ceder ante las opiniones de los demás; ya que la mente asumió como parte de la personalidad,  todas aquellas veces en las que por obligación le toco que guardarse su criterio personal. Finalmente usted ni se da de cuenta de que es así, y cuando adulto es una personalidad complaciente, que puede sufrir constantes abusos por parte de otras personas, y esto hace que le coloquen cargas de trabajo, o no progrese, y usted ni siquiera imagine que las causas estén en esta parte.

Ahora traslade esto a otras situaciones de la personalidad; por ejemplo: situaciones en las que usted no se acostumbro a terminar lo que empieza porque sus padres eran en exceso complacientes, o situaciones en las que se acostumbro a decir mentiras con el fin de justificar ciertos fallos entonces ahora no es capaz de hablar nada sin decir mentiras, o si debido a una situación dura que vivió por mucho tiempo usted se acostumbro a vivir de cualquier manera y ahogo todo deseo de ser mejor, etc.  Toda situación que usted haya vivido por un periodo de tiempo, pasa a ser una postura de la personalidad, en la que actuará siempre del mismo modo.

Las huellas que quedan después de vivir una situación.

Ante cada situación que vivimos el cerebro reacciona de alguna manera.  La soledad, o el vivir acompañados y no tener espacio para la privacidad, el mal humor de los demás, las presiones, el excedo de mimos y consentimiento, el que le hagan todo, o el que le obliguen a hacer de todo, el no haber podido disfrutar algo por quedar a cargo de una persona enferma, etc.  Todo eso genera huellas, entre más extrema sea una situación mas extrema es la decisión. Por ejemplo una persona entre mas sometida haya sido a los abusos, se obliga a si mismo a no sentir nada para así no ahogarse en el sentimentalismo y también alimentara un rencor, que la vuelve una persona sin piedad.  Finalmente la persona piensa que esta haciendo lo correcto, porque a la larga el cerebro toma la decisión que le parece correcta para enfrentar una situación.

Todas nuestras formas de actuar corresponden a una postura frente a la vida.  Debemos entonces cuestionarnos si los aspectos de nuestra personalidad si son los mas adecuados.  Cosas como los conflictos interpersonales, la falta de logros, la soledad, el mal genio, e incluso cosas tan materiales como las deudas, el estar en un trabajo que no le gusta, etc,  pueden tener su origen en posiciones asumidas por el cerebro en algún momento.  Es importante identificar de que manera una situación molesta que estemos viviendo; este siendo generada por alguna actitud inadecuada por parte de nosotros.

Como identificar y transformar conductas y situaciones.

Hasta ahora estamos claros que cada situación produce un impacto en nuestra personalidad y produce unas reacciones subconscientes que nos acompañaran en futuras decisiones y formas de actuar.  Lo realmente difícil esta en identificar cuales son esas posturas inconscientes, y si las logramos identificar lo otro difícil esta en cambiarlas.  La mejor manera de identificar, es necesariamente cuestionándonos.  La vida misma tiene algo de matemáticas, ella es precisa y siempre unas cosas llevará los mismos resultado, ¿Porque?, pues porque la naturaleza misma funciona a partir de mecanismos, de leyes.  Por ejemplo; al construir un edificio sigue unos parámetros que de no seguirse este podría derrumbarse.

Del mismo modo, en la naturaleza, en la vida, todo tiene su orden.  Teniendo claro esto, nos ayudará a librarnos del autoengaño. Si bien la vida, y quienes nos rodean determinan en gran medida lo que vivimos, un gran porcentaje de las situaciones que se generan, son a causa de nuestras actitudes y decisiones, tal vez por que no teníamos otra opción, o porque no sabemos actuar de otro modo.  El cuestionar nuestra responsabilidad frente a diversas situaciones hace que empecemos a analizar que conductas por parte de nosotros la pudieron haber generado. A partir de identificar el tipo de conducta, se puede hacer un esfuerzo para superarla y generar otra que nos favorezca más.

Quien procede de este modo puede tender a mejorar cada día.  Claro esta que con el ritmo de vida tan apresurado que vivimos y en donde toda nuestra atención esta sumida mayormente en las distracciones, es bien difícil hacer este tipo de análisis,  y mucho más difícil dedicar un tiempo a desarrollar una nueva actitud.  Más sin embargo, a veces la presión de las situaciones nos obliga necesariamente a cambiar, como también lo hace el ser conscientes.

Foto vía Brandon Christopher Warren

Opt In Image
La superación personal es la capacidad para ubicarse en el lugar y las situaciones que quiere vivir. Aprende:
  • Fijar metas realistas.
  • Vencer la pereza y enfocarte.
  • Cultivar voluntad y concentración.
  • Fortalecer autoestima y confianza.
  • El uso de la mente a favor.

Tagged under:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.