El problema está en que nos olvidamos ejercitar la mente y las emociones, y de cómo alteramos su funcionamiento.

Todos sabemos lo que viene de la falta de uso de las cosas. En lo que se refiere a nuestra constitución, nuestros cambios de hábitos y forma de vivir, está afectando nuestros cuerpos, a los cuales solo ponemos atención cuando surge la alarma de dolor. Sobre cuáles son esas acciones que los agrede, es de lo que hablaremos hoy.

Se nos olvida fácilmente para que fue hecho el cuerpo físico y la mente.

Cualquier cosa que usted compra en la vida, es porque tiene alguna utilidad, y así sea solo para decorar, usted debe de limpiar todos los días ese artículo, para que no pierda brillo. Respecto a la mente y las emociones, es algo todavía más complejo.

Empecemos por decir que el cuerpo físico es una herramienta hecha para moverse. Eso de quedarse sentado todo el día, el excesivo uso de la vista, no es algo para lo que el cuerpo fue hecho. Somos mamíferos que en su constitución tenían un cuerpo para perseguir y cazar grandes presas, para huir de los enemigos, y para alzar grandes pesos al construir nuevas herramientas. Es por eso que el sedentarismo es un tema bastante delicado.

La mente fue hecha para reflexionar y buscar soluciones al entorno que nos rodea. Nos distinguimos de los animales por nuestra capacidad de pensar, de planear, de generar estrategias. Hoy en día es algo muy difícil desarrollar estas habilidades de la mente, ya que hacemos toda clase de actividades pasivas que estimula la parte mecánica del cerebro y no lo ejercita. Actividades pasivas y en exceso como ver televisión, ver fotos en Facebook, son bastante agradables; pero no esfuerza la mente a pensar. Cada vez hay más actividades mecánicas en el trabajo, somos mas autómatas haciendo todos los días lo mismo, somos menos conscientes. Y cuando reaccionamos, es debido a nuestros impulsos. Como lo vimos en el artículo: “5 razones por las que la mente suele ser impulsiva”.

Nacimos para sentir, no somos robots frios, e insensibles. Un ser sin emociones da miedo. Necesitamos con mucha frecuencia, sentir placer sexual, sentir alegría, sentir amor, sentir orgullo, sentir el poder. Lo cual cada vez es más difícil de sentir porque no hay modo. El ritmo de vida acelerado, las múltiples responsabilidades, están evitando satisfacer nuestras necesidades emociones, y sin ellos nos volvemos aburridos y amargados. Son muy pocos los que tienen motivo para sentirse orgulloso de algo que hacen, cada vez son menos las cosas que nos dan verdadera alegría, y el sentimiento del amor, a veces no lo recibimos.

Las alarmas que te da tu mente cuando algo está fallando.

Todos sabemos que el organismo tiene unas alarmas cuando algo está fallando. Estas tempranas  señales debemos solucionar de manera inmediata.

Por ejemplo las alarmas del cuerpo son el dolor. Esos pequeños dolores a los que no ponemos cuidados, son la alarma temprana de que algo no anda bien. Hoy en día el dolor de espalda de columna, el dolor de estómago, el dolor de cabeza, son muy comunes y deberían ser solucionados. Por otra parte también está la gordura, su cuerpo le está diciendo, que hay algo que está siendo excesivo, porque el cuerpo no estaba preparado para comer más de lo que necesita.

La mente no puede sentir dolor, así que se manifiesta de otras maneras. La falta de memoria es una de ellas, y es que con el efecto google usted no necesita recordar nada, usted solo hace una consulta en el buscador. La falta de atención es otro problema, ya que en medio de tanta estimulación mental, de tanta información, el cuerpo pierda la capacidad de concentrarse en algo y de ahí tanto problema para culminar metas, cumplir la palabra. Otro problema es el de la estupidez, ya que la mente a falta de estar reflexionando, y llenándose de cosas que no le sirven al momento, entonces no tiene elementos para solucionar su vida diaria, y aportar soluciones al mundo que le rodea. Tenemos mucha capacidad e inteligencia para solucionar muchas cosas; pero no se nos ocurre nada, y cada día son más los conflictos en que nos metemos, las responsabilidades, que los que solucionamos. Por otra parte sabemos lo difícil que es pensar por nosotros mismos, como lo vimos en el artículo: “El cerebro no busca la verdad sino sobrevivir, y deberíamos hacer lo mismo”.

La emoción también tiene sus alarmas. Por supuesto el estrés es el más común. Deberíamos de poner atención a ello. También está la sensación de impotencia ante algo que consideras que te supera, y no hayas solución. La amargura es una clara señal de la falta de emociones que nos satisfagan. La depresión, el apego, las ganas de llamar la atención, son tan comunes, que creemos que son normales. Todas estas señales es muestra de que nos falta vivir, nos falta satisfacer la curiosidad, las experiencias nuevas, los retos y los logros.

Formas inconscientes de agredirte en tus emociones y físicamente.

Los animales no sufren problemas de insomnio muchos duermen mientras el sol está oculto, el ser humano no respeta sus horas de sueño, no queriendo decir que duerma todo la noche, si debería respetar los horarios de descanso. No suelen haber animales con problemas de indigestión ellos mastican muy bien los alimentos, mientras que el ser humano debido a la falta de tiempo, no mastica, sino que traga. Esto genera una cantidad de problemas y el más común es la famosa barriga, si masticarás bien, no tendrías pansa, ya que no habría necesidad de almacenar todos esos alimentos no procesados por largo tiempo, y además no tendrías ulcera, ya que no habría necesidad de liberar grandes cantidades de ácidos para descomponerlos. Por otra parte el ser humano es el único animal, que es común que consuma alimentos podridos, alimentos sin vitamina, solo bagazos, y además en exceso, que después dan problemas de colon, de cálculos. Por otra parte las malas posiciones a las que sometes el cuerpo todo el día, esa forma de sentarte, de encorvar la columna para estar frente al computador, es algo que te causará problemas. Cabe también anotar que esa forma de forzar la vista, la poca luz, la falta de parpadeo frente a la pantalla, está acabando tu visión.

La mente es agredida de manera más notable. Estamos saturados de información, cada día llega a nuestra mente más y más información. El problema con la información es que al igual que los alimentos, el cuerpo los debe de procesar, es decir que todo aquello de lo que te enteras, debes de buscarle una utilidad, sacar unas conclusiones, ya que tú mente debe de saber cómo reaccionar ante ello, y con tanta información, no te da tiempo al buen juicio, solo a los prejuicios. Además toda esa nueva información, nos crea nuevas responsabilidades y necesidades que no sabíamos que existían, y que ahora nos vemos obligados a hacer, así sea que no estemos en la capacidad de lograrlo. La multitarea afecta mucho el desempeño, disminuye los niveles de atención. El escuchar música, chatear, hablar con el compañero, comer, mientras haces una labor, es algo que disminuye notablemente la calidad del trabajo y te perjudica a largo plazo, porque lo conviertes en una forma de vivir, y así llevarás tus asuntos también. Por otra parte está la información que no necesitas y que te afecta. De que te sirve saber todo lo que te dicen las noticias, las redes sociales, y mira todo el tiempo que le dedicas a saberlo, mientras que las cosas que te brindan ideas brillantes para solucionar tu vida, para lograr proyectos es más bien poco.

Las emociones son todavía mucho más complejas. La falta de tiempo y el exceso de información están quitando espacio a las emociones. Eso de sentarse a hablar en familia y compartir con los seres queridos, se está acortando y cada vez nos distanciamos más, dando esa sensación de soledad. Por otra parte la capacidad que desarrollamos de ignorar los sentimientos de otros, no le estamos poniendo atención a lo que sienten los que nos rodean, muy ocupados con el chat, y hace sentir esa falta de apoyo. Nos estamos llenando de emociones light, que no llenan los vacíos. Es más la obsesión que tenemos por saber cuántos Like recibe nuestra foto del Facebook, que lo que pensamos en solucionar nuestras tristezas, de buscar retos personales que nos llenen de orgullo. Por otra parte está la mala costumbre de cargar largo tiempo con emociones negativas. Es normal sentir temor, rabia, desesperación; cumplen su función en el organismo, lo que no es normal, es que lleves años odiando a alguien, meses deprimido porque algo no funciono; esa cara de angustia todo el día; ya supéralo, que el único perjudicado con cargar esas emociones eres tú, no te aporta nada.

Ejercicios para la mente, la emoción y el físico.

Ya hemos dicho que el cuerpo fue hecho para moverse, para cazar presas, para cargar pesos. Dado la dificultad para encontrar una presa, y usted ya no le interesa perseguir un venado, entonces el cuerpo debería estar simulando esa actividad a través de actividades como la natación, el atletismo, el levantamiento de pesas, y en general lo que un gimnasio nos brinda. Las pausas activas en el trabajo, si mantienes mucho en el computador, es importante. Y debería ser un reto de año nuevo el aprender a masticar bien. Además tomar bastante agua, ya que como animales debemos de consumirla bastante, y a veces esa sensación de hambre es solo sed.

Respecto a la mente, deberíamos dedicar más tiempo a actividades activas que pasivas, media hora de televisión menos, de redes sociales, para desarrollar una nueva habilidad que estimule la memoria, la imaginación, la atención. Es preferible un vídeo juego, ya que enfrenta a la mente a nuevos retos. Lo otro es separar espacios para aprender cosas nuevas y útiles que puedas aplicar, esto hace que la mente se llene de argumentos que ante las dificultades de la vida, sepa cómo solucionarlas. Por otra parte, el dedicar tiempo a la planeación, a desarrollar estrategias, a crear presupuestos, a fijar metas, a mirar las cosas de otra forma, es algo que agradece mucho tu mente, la vuelve más ágil, y menos reactiva. De eso hable ampliamente en mi artículo: “El poder del pensamiento activo”.

La variedad, nuevas experiencias, retos, son emociones que debemos cultivar a diario. En esto si tengo que reconocer que una buena película o serie, llenan bastante bien estas emociones. Por otra parte, las cosas nuevas que solo vienen de pasear, de conocer nuevas personas, de ir a nuevos sitios, de practicar un deporte, de inscribirte a un clase, es algo que nos alimenta mucho, nos aleja de esa rutina, sensación de tedio y soledad, aparte la mente de las preocupaciones. No deje de hacer cosas nuevas, ya que las nuevas circunstancias, y las nuevas personas te apartan de esa cárcel de problemas e inconformidades en las que puedas estar encerrado. Adicional a esto viva, dedíquele tiempo a las cosas, nada como un buena comida, un buen baño, una buena caminata, una buena charla con una amigo, es decir, deguste cada momento, hágalo especial, y no pase por esta vida como si todo fuera un estorbo y le quitara tiempo, eso lo único que hace es perjudicarlo y quitarle el placer por la vida.

Alimentos de una escala superior.

En todos los aspectos de la vida, hay otro nivel, un norte hacia el que todos nos dirigimos, y es aquí donde debemos tener en cuenta otras cosas que nos alimenta y que debemos desarrollar.

La mente tiene una natural fijación hacia las cosas brillantes, frescas, nuevas, limpias, curvas, suaves, firmes, ordenadas, armónicas, durables, sutiles, de calidad, bonitas. Alimentan el alma, nuestras emociones, nada como una hermosa melodía, una bella obra de arte, y para lograr estas cosas bonitas, de calidad, durables, se requiere mucho tiempo. El hacer las cosas a medias se ha convertido en costumbre, y eso lo trasladamos a nuestra vida. Debería ser un esfuerzo diario el hacer las cosas lo mejor que podamos, para que permanezcan en el tiempo, para que sean admiradas. Imaginen ustedes cuando todas hagan cosas que todos admiren, sería otro mundo. Desafortunadamente estamos llenos de cosas que producen terror, cosas que no duran, cosas que no son de calidad. Un reto personal, sería el dedicar más tiempo a hacer cosas bien hechas, que dedicar tiempo a hacer muchas cosas mal hechas.

Hablemos ahora de alimentos en una escala superior para la mente. Me refiero a la sabiduría, aprender cosas que de verdad aportan a tu vida, reflexionar y aprender de las circunstancias diarias. También está la inteligencia, aquella que desarrollas en la vida diaria, como ya habíamos hablado en el artículo: “5 claves para desarrollar la inteligencia en la vida diaria”. Es muy beneficioso para tu vida ser inteligente, y eso solo nace de buscar tus propias soluciones, más que esperar a que alguien más las de. No pases tanto tiempo preguntando porque él otros hizo lo que hizo, sino que pasa más tiempo pensando en cómo lo puedes hacer mejor, esto desarrolla otro tipo de habilidad mental. Además de la inteligencia y la sabiduría, debemos aprender a ser conscientes, vernos a nosotros como realmente somos, y no dejar que las cosas que nos rodea, la interpretemos a partir de prejuicios, y emociones. Este tema es ampliado en mi artículo: “El desarrollo de la autoconsciencia”.

Por último una característica superior se refiere a la voluntad. A tu capacidad para hacer cosas, a iniciar algo y llevarlo a buen término. Es algo que no deberías dejar de cultivar nunca, porque en el momento que pierdes la voluntad, pierdes la capacidad de lograr cosas, y sin ello estas perdido. Deberíamos pasar más tiempo haciendo cosas que lo que pasamos esperando sentados a que alguien haga algo. No dejar que las circunstancias nos dicten la forma de vivir, sino que nosotros con nuestra voluntad debemos de crear las circunstancias que queremos vivir. Nunca jamás debemos dejar de tener retos, de plantearnos metas, y luchar por ellas, ya que solo en la medida que tú lo logras, vas cambiando tu vida. Sabemos que uno de nuestros grandes problemas es la debilidad, y esta se cura cuando eres una persona fuerte, y la fortaleza solo viene de los actos. Te recomiendo ampliar lo escrito con mi artículo: “Como transformar voluntad en fortaleza, y fortaleza en poder personal”

Conclusión.

Cada día cambiamos nuestra forma de vivir, debido al rápido avance de la tecnología. No dejemos que nuestro cuerpo nos de alarmas para empezar a actuar, debemos cultivar día a día habilidades, y emplear nuestras propias fuerzas en solucionar nuestra vida.

Si te gusto este artículo, entonces disfruta lo nuevo suscribiéndote, y además comparte.

Tagged under:

Leave a Reply

Your email address will not be published.