5 mecanismo naturales para motivar a nuestra mente.

Todos necesitamos un motor para funcionar, nuestro principal motor es la motivación, y más allá de tener una meta, el cerebro tiene unos mecanismos ante los cuales responde de manera natural. Sobre cuáles son esos mecanismos naturales que hace que la mente reaccione y nos mueva en una dirección, y de cómo usarlos para motivarnos a hacer algo, es de lo que hablaremos hoy. Por otra parte les quiero recordar que el nombre de este blog es: “descubre subconsciente”, no es un blog de motivación ni de frases bonitas para la cuales hay otros blogs muy buenos, y que no es el caso de este blog. Por tanto los artículos que se escriben a veces pueden sonar crudos y simplemente porque nuestro propósito es mostrar mecanismos subconscientes comunes a todos, de los cuales no reflexionamos.

1. El cerebro responde a un sistema de castigos y recompensas.

Actuamos a base de recompensas y luchamos por evitar un castigo, por eso de manera natural nuestro cerebro todo lo que hace es para sentir cierto tipo de bienestar y placer. El problema con esta conducta, es que evitamos esfuerzos y nos dejamos arrastrar fácilmente por un momento de placer. Como habíamos hablado en el artículo de porque no hacemos lo que nos proponemos, hay que hacer las cosas al derecho, primero trabajar duro y esforzarse, y luego vendrá la recompensa. Trabaje concentrado en el día, no se interrumpa para darse pequeños placeres, aguante y a la noche recompénsese. Luego con el tiempo aumente el trabajo y la recompensa, es decir, puede probar trabajar duro una semana sin recompensa, y luego el fin de semana se da una recompensa mucho mayor. El castigo por supuesto es psicológico, no queriendo decir traumático, sino más bien de privarnos de una recompensa prometida. Me refiero a cosas como si dijo que en recompensa al duro esfuerzo iba por ejemplo a salir a beber algo, entonces por no cumplir lo prometido no saldrá a beber ese algo. La mente subconsciente es como un niño, debemos hacerle caer en cuenta a nuestra mente que ciertas decisiones traen consigo unas consecuencias y que nos aleja de cosas que queremos tener. No trate de justificar, ni de esconder lo malo que haga, ya que si usted justifica todo, entonces la mente dejará de distinguir lo que si debe de hacer, de lo que no debe de hacer. La ventaja de hacerlo así, es que usted consigo mismo puede ser amable, mientras que si deja que la vida sea la que le castigue sus cosas mal hechas, le puede ir muy mal, porque a veces la vida puede ser muy cruel. El sistema de castigos y recompensas puede ser usado “inteligentemente” en las relaciones interpersonales. Y por inteligente me refiero a silencios, no asistir a una reunión y cosas por el estilo. Usted debe de hacerle caer en cuenta a las personas que hay cosas que no están bien hechas y no quedarse callado sin hacerle sentir de consecuencia alguna, ya que pensará que todo está bien hecho. También debe de valorar los esfuerzos y compensarlo de buena manera, la gente lo agradecerá. Usar este método en la seducción genera todavía más atracción, y se requiere aplicarlo con mayor inteligencia.

2. El cerebro obedece a la presión y sistemas de autoridad de forma natural.

Toda nuestra vida y toda nuestra sociedad están formada en torno a sistemas de autoridad. La religión nos dice que hacer a nivel moral, el gobierno a nivel social, nuestros padres en nuestro hogar, el jefe en el trabajo. No somos libres, hay factores externos y de autoridad que nos dice que hacer. ¿Qué sería de las personas sin sistemas de autoridad?, ¿sería una persona capaz de trabajar por su cuenta con la misma disciplina que cuanto tiene la responsabilidad de un trabajo y la presión de un jefe?. La razón por la que no somos libres y que siempre tenemos a alguien que nos manda, es porque somos como niños que no estamos preparados para encargarnos de nosotros mismos, y por eso necesitamos una autoridad superior que nos diga que hacer, que nos presione y nos cohíba. Desde que haya que decirle a la gente que no bote la basura a la calle, que no orine encima de la tasa donde se sienta, que no se burle ni humille a otros, etc; entonces sabemos porque necesitamos de autoridad. No digo que tener una figura que nos presiona sea malo, así vivimos, y así lo necesitamos. Es importante entonces que para hacer algo busque sistemas de presión externo. Es normal buscar grupos que nos exigen cosas, la mayoría de las personas no somos capaces de hacer las cosas por nuestra cuenta, y necesitamos un punto de apoyo y presión. Lo que pasa es que nos acostumbramos a que nos digan que hacer, y esto apaga la propia iniciativa y capacidad de enfrentar retos. No hay nada más cómodo que la esclavitud, el dejarnos llevar, el que alguien nos diga que hacer, no te esfuerzas, libre de preocupación, pero esto implica un enorme sacrificio respecto al control de nuestro tiempo y de nuestros espacios. Y no lo digo como algo malo valga recordar, todos somos esclavos de algo, o ¿abra alguien que se atreva a decir que es libre? La presión también la puede encontrar en ciertas responsabilidades que usted se comprometa a hacer. Es decir que el ojo vigilante de una persona que le observa acerca de si usted lo hace o no, le genera cierta presión. Aunque hay gente que no tiene vergüenza alguna y se compromete a hacer algo, a entregar algo, a estar a una hora determinada y no lo hace. Es importante aprender a cumplir aquello a lo que nos comprometemos, como ya lo vimos en el artículo: “La importancia de tener palabra”.

3. El cerebro necesita un norte hacia dónde dirigir sus esfuerzos, un lugar imaginario donde va a estar.

Todo en la vida evoluciona e involuciona, o dicho en palabras más amables, todo progresa o decae. En una empresa usted progresa hacia nuevos cargos con mayor poder y mejor salario, y decae a cargos donde tiene poca influencia, o simplemente cuando pierde el empleo. Un jugador profesional progresa en torneos y equipos de enorme talento y prestigio, y decae cuando por su mal rendimiento su equipo desciende a un torneo de menor prestigio. En la sociedad una persona progresa en su entorno y medio ambiente al ser una figura de autoridad y prestigio con mucha influencia, e decae cuando pierde ese prestigio, o se encuentra en situaciones donde no puede hacer nada. Siempre hay un arriba y un abajo, entre más alto mejor. Cuando usted no lucha por mejorar, lo único que hace es degradarse. Si no lucha por mejorar en su trabajo, llega alguien más talentoso y preparado y usted pierde el puesto. Si usted no progresa en su entorno, siempre tendrá que adaptarse a las exigencias de quienes si tienen influencia. Si usted como persona no se esfuerza por progresar, entonces lo que hace es degradarse, debido a que todo a su alrededor se está moviendo, y su usted se queda quieto; se queda atrás. ¿Que le pasa a un profesional de la medina que deja de estudiar y no esta al tanto de los últimos avances de la ciencia?. Tenemos que establecer en nuestra vida un sistema de evolución, establecer unos niveles hacia los que queremos avanzar, un lugar imaginario donde se supone que debemos llegar. En dichos niveles lograremos mayores niveles de bienestar y libertad, donde nos daremos una recompensa a unos esfuerzos. Establezca metas en las cuales tras lograrlas, su vida cambia para bien. Una vez logrado cierto nivel luche por mantener en él y no descender. Todo depende de la meta que quiere lograr. ¿Quiere ser un deportista de alto rendimiento?, ¿Quiere ser un casanova, un don juan?, ¿Quiere ser un líder?, ¿quiere lograr ciertos niveles de bienestar?, ¿quiere ser mejor persona?. Establezca una meta grande, y luego establezca escalones que debe lograr. La razón por las que muchos fallan en sus metas es que son metas demasiado grandes y superan sus fuerzas. Aprenda a dar pequeños y constantes pasos, y no saltos discontinuos. Que cada paso que des en tu vida, te engrandezca en nobleza, en poder, en fuerza, y que no te degrade, que no lleve a humillarte. Una vez usted logre un nivel, luche por mantener en él, y no lo pierda. Es decir si usted tiene cierto nivel de estudio y experiencia a nivel profesional no entregue la calidad de su trabajo por cualquier moneda. Es mejor aguantar y sufrir dificultad por un tiempo, que empezar el descenso por no aguantar algo de incomodidad. Cuando usted pierda algo, y cuando usted acepte algo es porque es para bien. Conseguir las cosas y mantener las cosas que realmente valen la pena requieren verdadero esfuerzo, no pierda con facilidad lo que ha ganado con esfuerzo. No pele el cobre fácilmente, no de su brazo a torcer fácilmente.

4. El cerebro por naturaleza busca lo que le conviene y se aleja de lo que no, solo que no saca tiempo para pensar en las lejanas consecuencias, si no en los cercanos premios.

Las consecuencias de los actos es algo en lo que no se piensa, y debería ser nuestra principal motivación. No haga las cosas porque sean buenas o malas, o porque alguien está de acuerdo o no, haz las cosas porque para ti mismo te convienen y no te perjudican a largo plazo. Todo tiene sus cosas positivas y negativas, sopese la situación, tenga claro que es lo que quiere y luego tome una decisión a la cual aferrarse. Tenga unos límites definidos, unas cosas que no debe de hacer porque no le convienen. Cuando usted está claro y nítido respecto a lo que no debe de hacer y porque no lo debe de hacer, entonces usted solo puede hacer lo que le conviene. Cuando su voluntad desfallezca y no tenga ánimos, recree en su mente el pensamiento de porque está haciendo lo que hace, y cuando usted se quiera desviar del camino trazado, entonces piense en las consecuencias, de cruzar ciertos límites.

5. El cerebro se involucra y es influenciable de acuerdo a lo que le rodea. El cerebro necesita tener un ambiente propio donde puede encubar ciertas ideas.

Cada cosa en este mundo es como un submundo o tribu social con sus propias leyes y vida. Por ejemplo hay un mundo que es el delictivo, hay otro mundo que es el de la prostitución, hay otro mundo muy diferente en la política, otro mundo en los cospley – otakus, y otro mundo en los emprendedores. Lo que quiero decir es que hay ciertos tipos de situaciones que cambian la vida y la forma de pensar, y de los cuales todos estamos normalmente alejados o por el contrario muy involucrado. Cada cosa con la que nos involucremos, si bien aprendemos y crecemos en consciencia y en capacidad, tan bien nos consume nuestro tiempo y esfuerzo para otras cosas, y además corremos el riesgo de quedar atrapados en ese tipo de vida. Debemos escoger muy bien donde queremos estar. Alejémonos de aquellos mundos que no están relacionados con nuestros intereses, y aprendamos a convivir en nuestro pequeño mundo donde tenemos una metas y unos límites bien definidos. Nuestra mente necesita un espacio a su alrededor donde pueda crear sus ideas. Tengamos claro nuestra identidad, definamos nuestro perfil y las cosas que rodean nuestra forma de vivir. Este es el medio por el cual logramos la vida que queremos, ya que nos movemos en lo que conocemos y hacemos bien, y solo nos dedicamos a ello. Una vez usted haya logrado sus metas, entonces explore otros mundos, tribus sociales y formas de vida. La saturación de información en nuestra mente nos confunde, el exceso de compromisos nos agota, y el involucrarnos en las cosas a medias, lo que hace es que malinterpretamos las cosas y las hagamos mal. Muchos están llenos de sueños que no realizan, desean esto y lo otro, se involucran en esto y lo otro y finalmente no logran algo. Todos sabemos lo difícil que es lograr nuestros propósitos, y mientras nos involucremos a medias con las cosas que hacemos, no lo vamos a lograr. Tenemos que estar muy seguros en qué medida nos vamos a comprometer con algo y que estamos dispuestos a sacrificar para lograrlo. Debemos estar claros en lo queremos, un pensamiento nítido, tener la vida liviana y libre de complicaciones para hacer algo. La mayoría de nuestras metas no lo logramos porque en medio de tantas cosas, nos distraemos y se nos olvida las cosas que realmente tenemos que hacer. Debemos aprender a enfocarnos en algo, y comprometernos de verdad en lo que vamos a hacer hasta lograrlo, porque no hay mayor motivación que los logros. Convierta su vida en una sucesión de retos y de logros. Hoy tiene un reto y hoy tiene un logro. Al terminar la semana usted habrá logrado cierta cantidad de triunfos que le llenarán de motivación. Foto vía: brandoncwarren

Tagged under:

Leave a Reply

Your email address will not be published.