5 claves para perdonarnos, que nos perdonen, olvidar y pasar página.

De las cosas que más nos traen conflicto son los problemas con las demás personas; pero también hay conflictos mucho mayor, y es con nosotros mismos, en el que no nos perdonamos nuestros errores, siempre hay una voz de recriminación en el fondo. Es importante dejar sanos estos dos conflictos y concentrar la mente hacia la construcción de un futuro.

Sobre cómo se logra el perdón y el olvido, es de lo que hablaremos hoy.

El perdón no se regala, se gana.

Hay un concepto errado acerca del perdón, y es que el perdón es tan fácil como pedir perdón y todo queda superado. Y no queda superado porque las heridas son emocionales no mentales, es decir que tú lógicamente puedes creer que perdonaste, pero todo el dolor, el odio, la rabia no se quita con solo pensarlo. En nuestro organismo hay mecanismos de defensa y supervivencia que se encargan de protegernos nuestra vida. Es decir que si te sientes agredido, de manera natural toda tu mente y tu cuerpo se pone en disposición de defensa. Si no tuvieras ese mecanismo, serías manipulable y sometido fácilmente.

Respecto a nosotros, nuestra mente también tiene un mecanismo de alarma cuando algo que hacemos nos perjudica. Esto garantiza que lo tengamos presente para así no volverlo a hacer. Sin ese mecanismo iríamos de tropezón en tropezón de manera muy normal.

Impactos emocionales no se superan con la lógica, y más sin son mecanismos que el organismo tiene por instinto. Las emociones se superan con emociones.

Los que tienen el alma muy herida.

Hay personas que tienen estos mecanismos completamente averiados, personas con unos problemas psicológicos tan profundos, que cualquier cosa les hace un daño mortal. Es como si encontrarás a alguien que ha recibido una golpiza tirado en el suelo, el solo hecho de tu ayudarlo a levantar, le terminarás lastimando, porque todo le duele.

Existen enfermedades como la hipocondría, en la que una persona se imagina que tiene enfermedades. Pues lo mismo sucede respecto a las relaciones y sus conflictos, ya que hay personas que se imaginan que las lastiman, se inventan enemigos, y luego van por ellos.

La importante labor de corregir, y también de pasar página.

A veces en el fondo, no somos más que unos niños malcriados. Creemos que las cosas no tienen consecuencias, que no hay que ser responsables, y que con hacer un berrinche todo se soluciona. Incluso los adultos también necesitamos educación. Las ofensas de un desconsiderado, y los daños de un irresponsable, es importante hacerlas notar para que no sigan pasando. Hay mecanismos de castigo para con los adultos inmaduros a semejanza como con un niño. Pero dichos castigos no deben ser hechos con la mentalidad de un niño, sino con la mentalidad de un sabio.

La corrección es importante, pero no todos son sabios, y hay personas que en vez de corregir, lo que hacen es saciar sus más brutales instintos, y lo convierten en una venganza. A estas personas, igual que a los hipocondriacos de las relaciones, hay que saber distinguir y distanciar.

Por otra parte, uno no se puede quedar toda la vida corrigiendo, o esperando que lo corrijan a uno. El ser humano por su naturaleza comete muchos errores, y si se queda corrigiendo cada uno, entonces nunca podrá avanzar.

5 Claves para perdonarte, que te perdonen, y pasar página.

1. Ganar el perdón.

Usted siempre debe de compensar lo que ha hecho. Si cometiste un grave perjuicio a la otra persona, lo mejor es compensarlo. Es como cuando tú cometiste un error en un negocio, y perdiste tu dinero, tú asumes tus consecuencias. Lo mismo para con los demás, debes responder por tus actos. Sorprender al otro de tal manera que te perdone de manera natural. Lo mismo con quien te agrede, al menos que se note que se dio cuenta de su error y quiere compensarlo de alguna manera.

Hay personas que no aceptan el perdón, y eso no importa, lo importante es que fuiste responsable. Tú debes de ser responsable con tus actos, y del primero que debes conseguir el perdón es de ti mismo, y te perdonas cuando tú sabes que hiciste lo mejor por corregir. Cuando te esfuerzas, entonces sigue tu vida alegremente, que el otro tenga el alma tan herida que no es capaz de perdonar no es tu problema. Tú ya compensaste la carga. Por otra parte quiero aclarar que el tipo de disculpa que propongo no es a través de oración y un simple “perdóname”, que si bien ayuda, es una salida fácil, es preferible que el perdón se consiga a través de físico esfuerzo y dedicación. Si tu carro destruye una cerca, esta no se soluciona con oración, si no con físico esfuerzo.

Respecto a tus errores, también debes de compensarte. La mejor manera de perdonarte por todos los errores que cometiste y te han causado tanto perjuicio, es luchar por conseguir un premio grande que te haga feliz, cuando lo consigas, te habrás perdonado. ¿Quién se va a lastimar cuando para sí mismo diga, me he dado los lujos que he querido, y he pasado todo lo bueno que he podido?

2. Seguir de largo.

Los seres humanos no somos perfectos, eso lo sabemos todos, pero actuamos como si lo fuéramos. Te exiges a ti mismo y los demás demasiado. Eres muy duro con los errores de los demás. A veces es mejor no poner cuidado a un tonto error.

La vida es difícil, siempre estas expuesto a que las cosas salgan mal, y a que el tonto error de alguien te haga daño, y si no es la estupidez de alguien, entonces pueden ser las cosa de la naturaleza. Por ejemplo que apareció un huracán en la zona, y se lleva tu casa y todo por lo que tanto has luchado. ¿Entonces qué vas a hacer?, ¿ir tras el huracán?. Hay que aceptar que este tipo de cosas forman parte de la vida, y que a veces lo único que se puede hacer es seguir adelante.

Todos cada día cometemos tantos errores, muchos de ellos inconscientes, que si nos ponemos en la labor de corregir o castigar, no nos alcanza la vida ni las fuerzas. Así que es mejor seguir de largo. Si alguien salió lastimado, pues entonces que vergüenza, pero la vida sigue. Todo es parte de vivir, y si hoy te lastime, mañana me lastiman, lo acepto y sigo adelante.

3. Aislamiento y Superación interior.

Siempre lo he dicho en muchos de mis artículos, a veces mejor que ayudar, es no estorbar. Si eres alguien que lastimas mucho a otros, o que te lastiman, entonces es mejor aislarse, crecer internamente, llenarse de fortaleza y madurar antes de buscar una nueva relación. Cuando lastimas a alguien, no es bueno descaradamente pasar por el lado del otro como si no hubiera sucedido nada. A veces es mejor apartarse y dejar que el tiempo haga lo suyo, darle a la otra persona la oportunidad de que lo supere.

Aprender a vivir solo es importante por un tiempo. Es un espacio para conocerte, para aprender, para superar las cosas sin depender de los demás. La razón por la que lastimas a otros y tú te lastimas, es porque dependes mucho de los demás, entonces siempre estas pidiendo favores que no puedes pagar, te estas aprovechando del esfuerzo de otros. Cuando eres fuerte por ti mismo, entonces no andas por la vida quitándoles el esfuerzo, el tiempo, y la tranquilidad a los demás, si no que más bien andarás por la vida dando cosas importantes; y quien no quiere a alguien así.

Alguien que es fuerte por sí mismo, no lo lastiman fácilmente. ¿Quién puede lastimar a alguien que se recupera con suma facilidad?, ¿Quién le puede quitar algo alguien que tiene de sobra?

4. Transforme su mente y sus emociones.

Cuando hagamos algo, debería ser nuestra preocupación no dar espacio a malos entendidos. Dar explicaciones claras cuando haya que hacerlo, sin entrar en mayor detalle, y si no entiende, entonces sigue adelante, no es tu culpa que alguien sea poco entendido. De todas maneras a las personas no les suceden las cosas de manera gratuita, y de alguna manera está relacionado con lo que le hayamos hecho. Por ejemplo, le fuiste infiel a alguien, “eres culpable”, pero la otra persona también, sea porque no te satisface lo suficiente, o simplemente porque la otra persona debería ser capaz de conocerte y mirar tus alcances, y no lo hizo. Lo que quiero decir es que las personas son mayores, y no siempre son simples víctimas, si no que le pasan cosas porque se las merecen, ya sea por ingenuos o incapaces, y tal vez este tipo de situaciones les ayude a madurar. Suena duro, pero recuerde que usted no está tratando con niños. Por supuesto no hay que abusar de las personas como no queremos que abusen de nosotros.

Cuando suceden este tipo de conflictos interpersonales, la mente se alborota mucho. No se deja apabullar por los pensamientos, no trate de buscar explicaciones donde no las hay. Solucione lo que pueda solucionar, y si no se pudo siga adelante. En la vida hay cosas más importantes de las que ocuparse, como para quedarse consolando a un niño. Usted tiene una vida, una familia, un trabajo y debe dedicarle su respectivo tiempo, úselos para distraerse y no dejarse apabullar por los pensamientos.

Hay muchos sentimientos como la vergüenza, la culpa. Estos sentimientos son valiosos, ya que dan una alerta de que algo ha sucedido, y no te permiten ser un sinvergüenza. Pero no te debes dejar ahogar por ello. Cuando cometas un error, que esto no te deje ver como derrotado o débil, tampoco arrogante, solo se moderado. A las personas dignas no se les ve por el suelo, ni en sus peores momentos. Una cosa es pedir disculpas y otra es humillarte y dejarte manipular.

5. El bien común.

La vida nos da muchas cosas, y toda clase de placeres. La sociedad nos da muchas cosas, la oportunidad de hacer algo que nos gusta, de disfrutar de la tecnología. A lo largo de la vida conocemos a muchas personas que hacen mucho por nosotros. La pregunta es ¿qué hacemos nosotros por los demás y por el medio en que nos movemos?, Es más el daño o la solución que aportamos. Es decir, ni siquiera reciclamos y si contaminamos el ambiente, las cosas en nuestro trabajo la hacemos de cualquier manera, y a veces somos una carga para los demás.

La mejor manera de compensar tus errores, todo el daño que hayas podido causar, es hacer algo bueno que sirva a todos. Como no puedes andar por la vida disculpándote por todas las cosas que hayas podido hacer consciente o inconscientemente, entonces mejor es hacer un bien común. En el artículo pasado sobre las cosas que nos agotan, había hablado que nuestra capacidad de esfuerzo se agota muy fácil, y que siempre es mejor un golpe bien dado, que muchos esfuerzos desperdiciados. Es decir que es mejor enfocarse en hacer algo bueno por todos, que ir por la vida lamentándose y disculpándose por cuanto error hayas podido causar, ya sea consciente o inconscientemente.

El enfoque es importante, no dejes que el remordimiento te consuma. Soluciona tu propia vida, y esfuérzate por que las cosas que hagas de alguna manera puedan servir a otros. El bien común a la larga es nuestro propio bien, y el bien que hagas por ti, a la larga es un bien para otros. Si tú estás bien, tus actos serán mejores. Lo que quiero decir es que no importa lo malo que hayas sido, el mal que hayas hecho, si al menos logras solucionar tu vida y no incomodar a otros, será un gran avance, y si haces algo por el bien común, ya habrás empezado a pagar tu deuda para con cada uno, así sea que solo empieces por reciclar la basura en tu casa para no contaminar el agua que beberán los hijos de a quien hiciste daño. ¿Se me entiende cuando hablo del bien común?

Foto vía: Abhinay Omkar

Tagged under: