5 claves para convertir tu mente en aliada al resolver situaciones difíciles.

Las circunstancias en las que normalmente nos vemos envueltos, son el resultado de nuestras acciones, y las decisiones que surgen de nuestra mente. Es entonces a través de la misma mente que puede surgir la solución. El tipo de problema que tengamos siempre está en nuestro rango de solución, es decir que por lo regular nadie es capaz de producir problemas que no es capaz de solucionar. Por ejemplo; un niño no es capaz de meterse en problemas más allá de sus fuerzas. La facilidad con que un conflicto se solucione depende del aprovechamiento de nuestros recursos para solucionarlo. Debemos aprender a conocer unos principios en nuestra mente y enfocarlos en la solución de nuestra vida.

1. La asociación mental, y el lado positivo de la vida.

Nuestra mente funciona a través de asociaciones, es decir que todo parte de un pensamiento, y este se va asociando con pensamientos similares, por lo que tu terminas pensando en algo que inicialmente no se te había ocurrido pensar. Los pensamientos siguen en una misma corriente, y recorren nuestra mente y nuestra memoria buscando pensamientos similares. Si ante un conflicto, piensas que no eres capaz de solucionarlo, tu mente empezará a recorrer todos los recuerdos de fracaso, te recordará las veces que has sufrido, y te demostrará que no puedes hacer nada. Si por el contrario piensas que eres capaz, entonces tu mente empezará a asociar recuerdos en las que superaste situaciones peores, empezará a imaginar soluciones. Cada pensamiento alimenta nuestra corriente mental. Los pensamientos enfocados en soluciones se parecen a gotas de aguar que llenan un vaso, y que el día de un incendio o conflicto en tu vida, serás capaz de apagarlo. Mientras que los pensamientos negativos son como llenar un vaso con gotas de ácido, el día que ocurra un incendio en tu vida, lo único que lograrás será aumentarlo. Esa es la razón por la que tu mente siempre debe estar enfocada en las soluciones y pensamientos positivos.

2. Si tú fuiste la causa, es más probable que seas la solución.

Nuestra mente ha sido adoctrinada para mostrarnos como víctimas de una vida injusta y dura. Nuestro destino siempre ha estado en manos de las soluciones de los líderes y también de los dioses. Cuando todo lo que nos sucede es por culpa de los demás, es imposible cambiar nuestra vida, porque es imposible controlar a cuanta persona conocemos, y más si están fuera del alcance como son los líderes, y también los dioses. Una mente así es completamente indefensa ante lo que le ocurre. Cuando el pensamiento se ubica como la causa de lo que las cosas que le suceden, entonces también se ubica como la causa de las soluciones. Si tú lo causaste eres capaz de solucionarlo. Por ejemplo si te despiden de un trabajo, y te preguntas ¿Por qué?, que hiciste mal, la respuesta te dará sabiduría, y tendrás la forma de solucionarlo. Mientras que si toda la culpa la hechas a los demás, no tendrás modo de mejorar. Una mente enfocada en los porqués, encuentra sabiduría, y formas de solucionar las cosas.

Por supuesto hay cosas que se escapan a nuestras acciones, y eso se debe a que estamos lejos de las causas. Me explico, hay personas cuyas decisiones afectan a todo el mundo, mientras que hay personas cuyas decisiones no afectan a nadie, y además es víctima de las acciones de los demás. El presidente de una empresa, sus decisiones afectan a todos sus empleados, y es muy poco lo que la decisión de uno de sus empleados le pueda afectar. Esa es la realidad y en la medida de lo posible debemos acercarnos a las causas de las cosas en las que nos movemos en la vida diaria. El centro y las causas pueden ubicarse en cualquier parte en tanto haya influencia. Estés donde estés, has lo que tengas que hacer de la mejor manera y te alejaras de la esfera de los influenciados, y pasarás a la esfera de los influyentes, de este modo las acciones de otros no te afectarán tanto.

3. La mente influencia a través de la inteligencia.

Darwin dijo: “No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio”. De cierta manera es cierto, aquellos que se adaptan mejor al cambio sobreviven mejor. Me explico, supongamos que usted está dentro de un entorno laboral, las posibilidades de sobrevivir en dicho entorno, dependerá en mayor medida de lo bien que te lleves con todos, que de tu habilidad para desempeñarte. Somos emocionales y más que resultados y cosas bien hechas, buscamos amistades y camaradería. Por otra parte la naturaleza nos enseña que si es el más inteligente el que sobrevive; porque el hombre, el más inteligente de las especies ha sido capaz de sobrevivir y moldear su entorno. La inteligencia siempre ha sido mal entendida, se dice inteligente a los cerebritos que hacen operaciones matemáticas rápidas, algo así como una agilidad mental. Sin embargo inteligencia va mucho más allá que una simple agilidad o capacidad de atención. Inteligencia es el mejor aprovechamiento del entorno, y moldearlo a su favor. La capacidad de adaptación es una de las tantas formas en las que se manifiesta la inteligencia. En un grupo de estudiantes no es más inteligente el que saca mejores notas, si no que el que tiene más influencia sobre los demás, y saca provechos de ello.

Si observamos los animales que tienen principios de inteligencia como los simios, vemos que su inteligencia destaca por el uso de materiales. Un hombre es inteligente en la medida que sabe en qué medida es aprovechable un entorno y los usa a favor. Esta inteligencia se desarrolla al pensar en las soluciones, en buscar métodos, formas de hacer algo, sacarle el máximo provecho a la situación. De este modo una mente enfocada así, este donde este, siempre está aprendiendo y volviéndose experta. Una mente experta difícilmente se ve envuelta en problemas. Si está acompañado aprende y aprovecha a su favor, si esta solo aprende y aprovecha a su favor, si va en caída aprende y aprovecha a su favor, y sí triunfa aprende y aprovecha su favor. Este tipo de pensamiento que desplaza al pensamiento quejambroso y negativo te ayuda a superar obstáculos.

4. Una mente receptiva encuentra respuestas.

Durante los tiempos antiguos y hasta hace poco los hombres dejaban su destino en manos de los dioses, a través de ritos, de sacrificios, elevaban sus suplicas a los seres superiores para que se apiadaran y ayudarán sus vidas. En tiempos modernos hemos aprendimos a caminar por nosotros mismos y no dejamos todo a las divinidades, ya hemos crecido como especie, y hemos sabido aprovechar el entorno y usar nuestras propias fuerzas. Con esto de la tecnología, la ciencia, el internet, podemos dar soluciones a muchas cosas. Si necesitamos algún tipo de conocimiento, este en algún momento habrá sido escrito en un libro, y muchos de esos libros se encuentran en internet. En la medida que llenas tu mente de información, aumentan tus asociaciones mentales, de tal modo que en determinadas situaciones serás capaz de encontrar las ideas que te permiten superar adversidades. La ventaja de leer y aprender nuevas cosas es que te hace ver la vida desde ángulos que no habías imaginado. Por esa razón, lee algo diferente a lo que estás acostumbrado a leer, algo incluso que derribe tus preconceptos, de esta manera tu conocimiento será completo y no parcial. Cree que la solución vendrá y que la encontrarás, y podrás encontrar las respuestas en cualquier parte, la razón de ello es que tu mente estará receptiva. El que no cree en nada, sencillamente aunque la solución este en frente no la verá.

5. La mente enfocada en los frutos, los resultados.

¿Has visto cómo pueden pasar los años y tienes la sensación de que tu vida no avanza?, eso pasa porque te has quedado en el conocimiento. El conocimiento envicia, y siempre quieres saber más, después de un tiempo esta se vuelve una zona de confort, en donde en tu imaginación sabes cómo solucionar las cosas, e incluso aconsejas a los demás, y puedes mirar con desprecio a quien no tiene tu conocimiento. El hecho es que en la vida solo se mueve por los resultados, y alguien puede tener menos conocimiento y ser más experto que tú, debido a los hechos mostrados. Esta es la razón, por la que debes enfocar tu mente en los resultados, debes hacer tu vida un triunfo tras otro. Y si no tienes muchas fuerzas, entonces de un pequeño triunfo a otro. Que al terminar el día hayas logrado algo. Oblígate a ti mismo a lograr un resultado en algo, a avanzar en algo. Con el tiempo tu mente se adaptará, dará solución de inmediato, y en cualquier situación te llevará a dar resultados fácilmente.

CONCLUSIÓN

Una persona con una mente que siempre fija pensamientos positivos, que se ubica a sí misma como el centro de la solución, que aprende a ser influyente este donde este, que está aprendiendo en todo momento y se obliga si misma a dar resultados, es un mente que te ayudará a resolver cualquier situación. Foto vía:  liber

Tagged under:

6 Comments

  • Anónimo Responder

    El final de la nota es hiriente, pero totalmente acertado.Muy bueno!

    • Harol Paramo Responder

      Me gusta tu comentario, porque reconoces que algo te hiere pero no lo atacas, si no que lo aceptas. Solo se puede mejorar a partir de cosas que aceptar cosas que no sabíamos. Un saludo

  • Anónimo Responder

    Todo en fe asi sera confia en tu yo espiritual

  • Anónimo Responder

    sabemos que todos tenemos responsabilidades y hay que aceptar a los demás como uno quiere que lo acepten y lo atiendan como se debe

  • Anónimo Responder

    que bien

  • Anónimo Responder

    que bien recordarnos las cosas que nos afectan y que ha veces no lo reconocemos

Leave a Reply

Your email address will not be published.